fbpx

Twitter

@MedGalenus

Facebook

@GalenusMEDMx

Instagram

@galenusmedoficial

LinkedIn

@GalenusMED

Uso clínico de loratadina/ fenilefrina

DR. RAÚL DORBEKER AZCONA Pediatra, subespecialista en Alergia e Inmunología, Clínica Pediátrica Jefe servicio Inmunoalergias, Hospital Juárez Centro. Noviembre 2021

La rinitis alérgica es una de las patologías más prevalentes en nuestro medio y va en aumento. Se estima que un 20% de la población mundial padece rinitis alérgica y que el gasto sanitario asciende a 5 mil millones de dólares estadounidenses al año (en Estados Unidos de América). Aunque la mayoría (70%) presenta síntomas leves, no deja de ser un padecimiento crónico que afecta de manera importante la calidad de vida de los pacientes. El tratamiento está basado en el uso de antihistamínicos y recientemente se han adicionado descongestivos a algunos antihistamínicos para un mejor control de los síntomas. En este texto se revisará el uso clínico de loratadina/fenilefrina como terapia combinada en un paciente con rinitis alérgica

DISCUSIÓN

En este caso clínico, la paciente tiene datos muy sugestivos de padecer una rinoconjuntivitis alérgica, con predominio de síntomas congestivos (congestión nasal, estornudos, epifora, plenitud ótica, hipoacusia) que interfieren de manera importante en sus actividades diarias y que alteran su calidad de vida. Previamente se le trató con antihistamínico, con persistencia de los síntomas, sobre todo los congestivos, por lo que se decidió emplear un descongestivo sistémico en combinación con un antihistamínico de 2ª generación (loratadina/fenilefrina).

En cuanto a los antihistamínicos, son considerados la primera herramienta terapéutica para tratar la rinitis alérgica. Son fármacos que disminuyen la sintomatología de manera rápida y segura. Actualmente se prefieren los de 2ª generación (loratadina, cetirizina, fexofenadina) y los llamados de 3ª generación (desloratadina, levocetirizina), ya que carecen de efectos sedativos. Los antihistamínicos también mejoran los síntomas oculares y son seguros tanto en niños como en ancianos.

Los descongestivos pueden ser empleados como tópicos (oximetazolina, nafazolina) y sistémicos (fenilefrina). Estos fármacos mejoran la rinorrea y proporcionan un gran alivio a la congestión nasal severa, mejoran síntomas oculares y, en muchos casos, los síntomas auditivos. Hay que tener precauciones, ya que pueden tener efectos secundarios como insomnio, taquicardia e hipertensión. Su principal uso es en congestión nasal y/o rinorrea severa que impiden que el paciente realice sus actividades cotidianas o que sean demasiado molestas, como la epifora, sensación de plenitud ótica e hipoacusia, sobre todo en aquellos que no respondieron adecuadamente a los antihistamínicos simples. Actualmente se recomienda su uso en mayores de 6 años.

Se expuso en este caso clínico a una paciente con rinitis alérgica en quien el uso de cetirizina no fue exitoso, con persistencia de los síntomas, que fueron haciéndose más molestos con el paso del tiempo. Dado que los síntomas congestivos como epifora, estornudos, congestión nasal, plenitud ótica e hipoacusia eran persistentes y molestos, se decidió cambiar de antihistamínico a loratadina en combinación con fenilefrina, ya que el uso de descongestivos mejora mucho los síntomas previamente comentados y actúa en sinergia con loratadina, otorgando mejores beneficios que el uso de un antihistamínico solo y favoreciendo el control de los síntomas de rinitis alérgica.

REFERENCIAS

  1. Kakli HA, Riley TD. Allergic Rhinitis. Prim Care Clin Office Pract. 2016;43 465–475. Moreno L, Moreno SO, Ortega Bernal MG. Patología alérgica de vías respiratorias superiores. Protoc diagn ter pediatr. 2019;2:133-48. Wise SK, Lin SY, Toskala E et al. International Consensus Statement on Allergy and Rhinology: Allergic Rhinitis. Int Forum Allergy Rhinol. 2018;8:108–352

Buscar artículos