fbpx

Twitter

@MedGalenus

Facebook

@GalenusMEDMx

Instagram

@galenusmedoficial

LinkedIn

@GalenusMED

Traumatismos deportivos

Resumen
Los traumatismos deportivos han aumentado su frecuencia debido en parte a la mayor cantidad de personas conscientes del cuidado de su salud y su relación con la práctica de ejercicios y su incursión en los deportes. Al aumentar la intensidad de las sesiones hay más riesgo de sufrir lesiones que pueden llegar a ser importantes. Entre los factores de riesgo se cuenta el entrenar con demasiada frecuencia o demasiado tiempo, correr o saltar sobre superficies duras, uso de calzado inadecuado y tener poca flexibilidad, entre otros. Las lesiones deportivas deben estudiarse en función de su localización anatómica, la edad y el género del deportista, el tipo y el mecanismo de la lesión (traumatismo o uso excesivo), el momento en que se producen (competición o entrenamiento), su evolución, con contacto o sin contacto y su recurrencia. Dentro de las distintas lesiones que pueden presentarse, la lesión muscular es una de las más frecuentes y debe diferenciarse de otras que afectan los tendones o ligamentos.

El manejo integral de estas lesiones incluye medidas generales que incluyen reposo, hielo, compresión y elevación, sin omitir la prescripción de fármacos que ayudan a eliminar el dolor y permiten la reincorporación de la persona a su vida cotidiana.


Palabras clave: lesiones deportivas, factores de riesgo, reposo, elevación, analgésicos

Abstract
Sports injuries have increased in frequency due in part to the greater number of people prioritizing their health and its relationship with the practice of exercises and their foray into sports. By increasing the intensity of the sessions there is a greater risk of suffering injuries that can become important. Among the risk factors are training too often or too long, running or jumping on hard surfaces, wearing inappropriate footwear and having little flexibility, among others. Sports injuries should be studied based on their anatomical location, the age and gender of the athlete, the type and mechanism of injury (trauma or overuse), the time they occur (competition or training), their evolution, with contact or without contact, and its recurrence. Among the different injuries that can occur, muscle injury is one of the most frequent and must be differentiated from others that affect tendons or ligaments.

Comprehensive management of these injuries includes general measures such as rest, ice, compression and elevation, without omitting the prescription of drugs that help eliminate pain and allow the person to return to their daily lives.


Keywords: sports injuries, risk factors, rest, elevation, analgesics

Introducción
Una lesión es el resultado de la aplicación sobre el cuerpo de fuerzas que superan su capacidad de resistencia. La fuerza lesionante puede ser de tipo único e instantáneo (lesión aguda) o continua y periódica durante un lapso más o menos prolongado (lesión crónica). Las lesiones agudas causan dolor intenso, inflamación y dificultad de movimiento. Por su parte, las lesiones crónicas acarrean una inflamación persistente en el tiempo y dolor que se presenta incluso durante el reposo.1


En el mismo sentido, se define como deporte a la actividad física, básicamente de carácter competitivo, que mejora la condición física de la persona que lo practica. La Real Academia de la Lengua Española puntualiza este término como una actividad física que es ejercida por medio de una competición y cuya práctica requiere de entrenamiento y normas.2


El estrés generado por la práctica deportiva ha originado una mayor probabilidad de que las personas presenten lesiones agudas y crónicas. En el ámbito mundial existen diferentes investigaciones acerca de la incidencia de lesiones deportivas. La comparación de sus resultados es difícil de determinar debido a las diferencias en cuanto a características de la población y en la forma de informar los datos, que varía ampliamente entre los estudios (proporciones o tasas de incidencia o tasas por cada 100 o 1,000 participantes o tasas por horas de juego o por número de partidos jugados).

Las tasas varían ampliamente, entre 1.7 y 53 lesiones por 1,000 horas de práctica deportiva; 0.8 a 90.9 por 1,000 horas de entrenamiento; 3.1 a 54.8 por 1,000 horas de competición y 6.1 a 10.9 por 100 juegos. La gran variabilidad entre las tasas de incidencia se explica por las diferencias existentes entre los distintos deportes, países, nivel competitivo, edades de los encuestados y la metodología empleada en cada uno de estos estudios.3


La práctica deportiva tiene indudables efectos beneficiosos sobre la salud y el bienestar de las personas, pero también puede tener efectos negativos, entre los que se encuentran los accidentes y las lesiones.4

Cada vez se practica deporte con más intensidad y ello aumenta el riesgo de sufrir lesiones de diversa
consideración, tanto en los deportistas profesionales como en los aficionados y practicantes de actividad física. Por todo ello, la incidencia de lesiones ha aumentado en los últimos años y fundamentalmente las lesiones por sobreuso. Esto se debe, entre otros motivos, a la intensificación de los entrenamientos y al incremento del número de deportistas aficionados que, además, participan en diferentes competiciones de deportes de riesgo o en carreras de fondo (10 km, media maratón y maratón).

A esto habría que sumar la escasa preocupación que existe entre los practicantes de actividad física por la prevención de accidentes y lesiones.4

Factores de riesgo
Los elementos o situaciones que pueden favorecer la aparición de lesiones deportivas se enlistan en el cuadro 1.

Clasificación
La clasificación de las lesiones deportivas permite establecer criterios de unanimidad en su manejo, clarificando los estudios epidemiológicos y ayudando a establecer programas de prevención eficaces. Estas lesiones pueden clasificarse en función de su localización anatómica, la edad y el género del deportista, el tipo y el mecanismo de la lesión (traumatismo o uso excesivo), el momento en que se producen (competición o entrenamiento), su evolución, con contacto o sin contacto, y su recurrencia. También es importante, al clasificar las lesiones, tener en cuenta la gravedad, el tejido afectado, los métodos de tratamiento y prevención, etcétera.4


El cuadro 2 presenta una clasificación de las lesiones deportivas, considerando lo antes señalado.

Tipos de lesiones
Las lesiones deportivas frecuentes incluyen fracturas, dislocaciones, esguinces, distensiones, tendinitis o bursitis. A continuación repasamos brevemente estos términos.


• Fractura de hueso. Puede ocurrir por una sola lesión rápida (conocida como fractura aguda) o por estrés repetido (conocida como fractura por estrés). La mayoría de las fracturas agudas son urgencias médicas. Las fracturas en las placas de crecimiento pueden ocurrir en niños que aún se encuentran en etapas de desarrollo.


• Dislocación. Cuando los dos huesos que se juntan para formar una articulación se separan se dice que la articulación está dislocada. Una dislocación es una lesión dolorosa y es más común en hombros, codos, dedos, rótula y rodilla.


• Esguince. Son estiramientos o desgarros de los ligamentos. Los esguinces son más comunes en tobillos, rodillas y muñecas.


• Desgarro. Una distensión es una torsión, un tirón o un desgarro de un músculo o tendón. Las distensiones pueden ocurrir durante los deportes de contacto, pero también pueden ocurrir cuando se repite el mismo movimiento una y otra vez, como en el tenis o el golf.


• Tendinitis. La tendinitis es la inflamación de un tendón.
Es posible que una lesión repentina cause tendinitis, pero habitualmente ocurre después de hacer el mismo movimiento una y otra vez. Las personas con ciertos oficios como los carpinteros, jardineros, músicos, golfistas y tenistas tienen un mayor riesgo de sufrir tendinitis. A menudo afecta el hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla o el tobillo.


• Bursitis. La bursitis es la inflamación de la bursa, el pequeño saco lleno de líquido que actúa como un cojín y se localiza entre un hueso y otras partes móviles, como los músculos, tendones o la piel. La bursitis puede ser causada por un golpe o una caída, pero también puede ser resultado de la repetición del mismo movimiento muchas veces, como lanzar una pelota, arrodillarse sobre una superficie dura o apoyarse en los codos durante un largo periodo. Por lo general, afecta los hombros, codos, caderas o rodillas

Lesiones musculares
En un apartado especial puede afirmarse que las lesiones musculares son muy frecuentes en el mundo del deporte, especialmente en el fútbol (fig. 1), deporte muy popular en nuestro país y en otras partes del mundo. Algunos estudios epidemiológicos han señalado que las lesiones musculares representan más del 30% de todas las lesiones deportivas (1.8-2.2/1,000 horas de exposición), lo que podría significar que un equipo profesional de fútbol padece una mediana de 12 lesiones musculares por temporada, que equivalen a más de 300 días de baja deportiva. En otros deportes, como el baloncesto, la incidencia también es alta, aunque no llega a los valores registrados en el fútbol.6

Figura 1. El fútbol, práctica deportiva con elevada frecuencia de lesiones

Las lesiones musculares se clasifican de forma clásica, según el mecanismo lesional, en extrínsecas (o directas) o intrínsecas (indirectas). A su vez, las lesiones extrínsecas, por contusión con el oponente o con un objeto, se clasifican según la gravedad en leves o benignas (grado I), moderadas (grado II) o graves (grado III). Pueden coexistir con laceración o no. Por su parte, las lesiones intrínsecas, por estiramiento, se producen por la aplicación de una fuerza tensional superior a la resistencia del tejido, cuando éste se encuentra en contracción activa (contracción excéntrica).6

La fuerza y la velocidad con que se aplica la tensión son variables que modifican las propiedades viscoelásticas del tejido, cambiando la susceptibilidad a la rotura. También pueden influir la fatiga local y la temperatura tisular. El jugador nota un dolor repentino, en forma de tirón o de pinchazo, y se relaciona normalmente con un sprint, un cambio de ritmo o un chut. La clasificación de las lesiones intrínsecas es más compleja. El cuadro 3 presenta una clasificación de estas lesiones, según diferentes criterios especializados.6

Manejo de las lesiones deportivas
Si la persona no presenta síntomas de una lesión grave puede ser tratada mediante medidas generales, que puede implementar o recomendar el médico de atención primaria. Se puede aliviar el dolor y la hinchazón y acelerar la recuperación mediante hielo, compresión, elevación y reposo (conocido como el método HICER). Se aplica una compresa fría o una bolsa de hielo envuelta en una toalla en el área lesionada durante 20 minutos a la vez, de cuatro a ocho veces al día. Es importante señalar que no se debe aplicar calor inmediatamente después de la lesión, ya que puede aumentar el sangrado interno o la hinchazón; puede aplicarse calor más tarde, a fin de aliviar la tensión muscular y ayudar a que los músculos se relajen.5


La compresión consiste en mantener presión sobre el área lesionada, lo cual ayuda a reducir la inflamación. Un vendaje elástico funciona bien, aunque no debe apretarse demasiado. También es útil la elevación del miembro; se mantiene el tobillo, rodilla, codo o muñeca lesionados elevados sobre una almohada, por encima del nivel del corazón, para disminuir la inflamación. Deben limitarse las actividades en las que usa el área lesionada durante al menos 1 o 2 días, así como evitar poner peso o usar la parte del cuerpo lesionada.5


Son indispensables los medicamentos analgésicos que pueden ayudar a tratar el dolor y la hinchazón. Una combinación farmacológica muy útil es la de paracetamol y orfenadrina, lo cual se ha demostrado en varios estudios que compararon paracetamol solo o paracetamol con codeína o aspirina que calma más el dolor que cualquiera de los dos medicamentos por separado. Aunque el modo de acción de orfenadrina no se conoce, estudios farmacológicos en animales sugieren que el efecto de orfenadrina se localiza en el sistema nervioso central, a pesar de que no se puede descartar un componente periférico menor.7


Luego de la administración de una dosis única de dos tabletas de esta combinación, el pico de concentraciones plasmáticas de orfenadrina se ubica dentro de las 2 a 6 horas, en tanto que las concentraciones de paracetamol tienen su pico dentro de la primera hora. No hay evidencias de que ninguno de los fármacos interfiriera con la concentración del otro.

Orfenadrina y paracetamol se eliminan del plasma con vidas medias de aproximadamente 11 y 2.5 horas, respectivamente.7

Referencias

  1. Rosas M. Lesiones deportivas. Of. 2011; 30(3):36-42.
  2. Vicente-Herrero M, Ramírez M, Capdevila L, Torres I, Torres A. Lesiones prevalentes en deporte profesional: revisión bibliográfica. Rev Asoc Esp Med Trab. 2019;
    28(1):1-82.
  3. Osorio J, Clavijo M, Arango E, Patiño S, Gallego I. Lesiones deportivas. Iatreia. 2007; 20(2):167-177.
  4. Del Valle MM, Tárrega L, Manuz B, González de la Rubia A, Franco L, et al. Lesiones deportivas versus accidentes deportivos. Documento de consenso. Grupo de
    prevención en el deporte de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE). Arch Med Deporte. 2018; 35(Supl 1):6-16.
  5. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. Lesiones deportivas. Health Topics. NIH; 2019.
  6. Servicios Médicos del Fútbol Club Barcelona. Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares. Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención. Apunts
    Med Esport. 2009; 164:179-203.
  7. PLM. PLM medicamentos. [Online].; 2022 [citado en agosto 2022. Disponible en: https://www.medicamentosplm.com/Home/productos/norflex_plus_
    tabletas/118/101/33662/210.

Buscar artículos