fbpx

Twitter

@MedGalenus

Facebook

@MEDComunicacion

Instagram

@galenusmedoficial

LinkedIn

@GalenusMED

Suplementos alimenticios

AUTOR: Araceli Arteaga Rodríguez

Resumen
Hoy en día, el estrés cotidiano en que vivimos hace que sea cada vez más difícil dedicar el tiempo necesario a mantener una buena alimentación que nos permita obtener los nutrientes que nuestro cuerpo requiere. Por ello, los suplementos alimenticios resultan de gran ayuda para cumplir con el aporte de nutrientes que el cuerpo necesita para conservar la salud y mantener alejadas a las enfermedades. Nos concentraremos en siete suplementos importantes. El Omega 3 tiene beneficios en el desarrollo estructural del cerebro y de la retina, favoreciendo una mejor agudeza visual y una mejor habilidad cognitiva, además de ayudar al sistema nervioso, cardiovascular e inmunitario. El magnesio ayuda a nuestro cuerpo aportando energía, regulando el transporte de calcio y beneficiando a los sistemas cardiaco, nervioso y muscular. La vitamina E, por su parte, tiene un gran poder antioxidante que ayuda a combatir las enfermedades relacionadas con la edad, beneficia al sistema cardiovascular y es eficaz frente a la presencia de los radicales libres. El colágeno hidrolizado es benéfico sobre todo para la salud de articulaciones, cartílagos, piel, uñas y cabello. La luteína se relaciona con la salud ocular, reduce la arterioesclerosis y nos ayuda con los radicales libres. La coenzima Q10 se encuentra en el interior de las células y es un excelente antioxidante que favorece a los pacientes hipertensos, mejora el índice glicémico y tiene grandes beneficios en la piel. Por último, el extracto de ajo tiene una excelente actividad en el sistema inmunitario, además de ser antiinflamatorio y proporcionar grandes beneficios en el sistema cardiovascular.
Palabras clave: suplementos alimenticios, Omega 3, luteína, colágeno, vitamina E, extracto de ajo, coenzima Q10, magnesio

Abstract
Nowadays, the daily stress in which we live makes it increasingly difficult to dedicate the necessary time to maintaining a good diet that allows us to obtain the nutrients that our body requires. Therefore, food supplements are of great help to meet the supply of nutrients that the body needs to stay healthy and keep diseases away. We will focus on seven important elements. Omega 3 has benefits in the structural development of the brain and retina, favoring better visual acuity and better cognitive ability, as well as helping the nervous, cardiovascular and immune systems. Magnesium helps our body by providing energy, regulating calcium transport, and benefiting the cardiac, nervous and muscular systems. As for vitamin E, it has great antioxidant power that helps fight age-related diseases, benefits the cardiovascular
system and is effective against the presence of free radicals. Hydrolyzed collagen is beneficial above all for the health of joints, cartilage, skin, nails and hair. Lutein is related to eye health, reduces arteriosclerosis and helps us with free radicals. Coenzyme Q10 is found inside cells and is an excellent antioxidant that favors hypertensive patients, improves the glycemic index and has great benefits on the skin. Lastly, garlic extract has excellent activity on the immune system, as well as being anti-inflammatory and providing great benefits to the cardiovascular system.
Keywords: food supplements, Omega 3, lutein, collagen, vitamin E, garlic extract, magnesium

Introducción
Los suplementos alimenticios son productos que concentran gran cantidad de nutrientes y sirven para complementar la ingesta alimentaria en situaciones especiales, pero no deben sustituir a una alimentación saludable para garantizar un estado de salud óptimo.

Los suplementos son una opción saludable para obtener lo que nuestro cuerpo necesita, más aún si nuestro médico especialista ya ha detectado con certeza alguna deficiencia por medio de estudios de gabinete.
Podemos obtener vitaminas, minerales y otros suplementos que puedan aportar un beneficio a nuestra salud. A continuación, vamos a conocer los beneficios de algunos suplementos, comentando algunos de los nuevos usos descubiertos, los beneficios que nos aportan y sus detalles principales.

Aceite de pescado regular y sin olor (Omega 3)
El aceite de pescado para consumo humano es muy utilizado, principalmente como fuente de ácidos grasos poliinsaturados (EPA y DHA). Se somete a un proceso de desodorización, cuidando que no se pierdan los antioxidantes.1

Se les conoce como ácidos grasos esenciales porque los mamíferos no podemos sintetizarlos. En este documento nos centraremos en el Omega 3, el cual proviene de sus precursores, que son el ácido graso eicosapentaenoico (EPA) y el ácido graso docosahexaenoico (DHA). Una vez que inician su acción, se sintetizan a partir del ácido graso alfa linolénico. El metabolismo enzimático de los ácidos grasos dihomo-γ-linolénico, EPA y DHA produce una amplia variedad de productos que desempeñan un papel esencial en las interacciones fisiológicas de coordinación entre las células.2

Los ácidos grasos Omega, en especial EPA y DHA, se pueden encontrar en aceites de pescados de agua fría, como salmón, atún en lonja y sardinas, entre otras variedades. En países orientales tienen gran consumo de algas, pescados, etc., pero el consumo en países occidentales no es tan alto, pudiéndose encontrar en menor cantidad en algunos aceites vegetales, como el de oliva, linaza, chía, nueces, cacahuates y aceitunas, yema de huevo, mariscos, pollo, carne de res y cerdo.3

El ácido graso Omega 3 tiene mayor presencia en pescados y en aceites de pescado debido a que estos animales se alimentan de algas marinas, microalgas y fitoplancton, incorporándolo a sus tejidos muscular, adiposo y visceral.4

Beneficios del consumo de Omega 3
Los beneficios del consumo de Omega 3 se dan desde la formación en el vientre materno. El Omega 3 ayuda a la composición estructural del cerebro y de la retina ocular; la placenta transporta selectivamente los ácidos grasos esenciales de la madre al feto, en especial en el tercer trimestre de gestación, periodo de desarrollo del sistema nervioso y visual.4

Durante el crecimiento es esencial para el desarrollo de la agudeza visual y para una mejor capacidad de respuesta a la luz, lo cual lo relaciona con una mejor habilidad cognitiva. Durante la adolescencia y la vida adulta ayuda al sistema cardiovascular por su efecto antitrombótico y antiarrítmico, evita la adherencia de las plaquetas en las arterias y previene la ateroesclerosis, ya que reduce el colesterol y triglicéridos en plasma, por lo que se recomienda en pacientes hipertensos.

En problemas autoinmunes ayuda a disminuir situaciones de bajo peso; en cambios cognoscitivos o de funciones motoras eleva el sistema inmunológico y metabólico; se recomienda en enfermedades autoinmunes, sarcoma de Kaposi y sida, entre otros.

El Omega 3 es esencial en el sistema nervioso y ocular, ya que es un componente de la retina al formar parte de los fotorreceptores y de la corteza cerebral. Es de utilidad para pacientes con problemas visuales y ansiedad, así como problemas de memoria y aprendizaje. Ayuda al sistema nervioso central a la conciliación del sueño, ya que el DHA actúa sobre las ondas de sueño.

En el aspecto emocional previene la depresión, ansiedad, violencia, etc., por su efecto protector en personas con estrés. En niños con déficit de atención e hiperactividad ayuda en la neurotransmisión serotoninérgica, siendo importante para los precursores de hormonas. También es útil en diabetes tipo 2, colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn y artritis reumatoide, entre otras.4

Magnesio
El magnesio es un mineral que disminuye el cansancio. En el cuerpo humano es esencial para la producción de ATP (adenosina trifosfato), que es la molécula que porta la energía primaria para toda forma de vida. En el cuerpo humano hay órganos con mayor actividad metabólica, como el cerebro, riñón, hígado y corazón y justamente en esos órganos se encuentra en mayor concentración. El magnesio interviene en la utilización de grasas y de carbohidratos para poder generar energía; se ve involucrado en más de 300 reacciones enzimáticas. Se requiere para llevar a cabo reacciones químicas para producir ADN y ARN, así como para sintetizar proteínas en nuestro organismo. Además, regula el transporte de calcio y potasio en las membranas celulares, por lo que es muy importante en la regulación del ritmo cardiaco, la conducción de impulsos nerviosos y la contracción muscular.5,6

Una baja ingesta de magnesio se relaciona con inflamación, síndrome metabólico y calambres, así como con un metabolismo deficiente, en especial de los carbohidratos, y por lo tanto se puede presentar una elevación en la glucosa. El magnesio incluso participa en la secreción, acción y respuesta celular ante la insulina, ayudando a las personas que padecen diabetes al proteger su salud cardiovascular y retiniana, ya que la insulina como tratamiento de la diabetes tipo 2 puede incrementar la excreción de magnesio. Incluso el consumir magnesio como complemento ayuda a aminorar el riesgo de padecer diabetes y protege a las personas del síndrome metabólico.5

El magnesio beneficia al sistema esquelético, ya que se encuentra de manera esencial en los huesos, por lo que contribuye a su densidad al ejercer su acción sobre la matriz ósea, al tiempo que contribuye al metabolismo del calcio en el organismo.6

El magnesio es muy importante durante el embarazo para mantener controlada la presión arterial. Asimismo, se asocia con la prevención de convulsiones en mujeres con síntomas de preeclampsia y protege a los bebés contra daños neurológicos en caso de nacer prematuramente o cuando han sufrido asfixia perinatal.6

De igual modo, ha demostrado ser de gran utilidad en personas que sufren migrañas, ya que contribuye al tono en los vasos sanguíneos, cuya dilatación se asocia con estas. Se ha demostrado una correlación entre el déficit de magnesio y las migrañas, por lo que se recomienda utilizar suplementos alimenticios orales para este tipo de padecimiento. Cabe mencionar que también se ha utilizado en tratamientos contra el asma por su efecto broncodilatador.6

En personas que sufren de pérdida auditiva sin antecedentes, se ha utilizado para que los mecanismos de la audición no se deterioren. La deficiencia de dichos mecanismos se puede deber a la microcirculación ótica.6 Se puede utilizar en personas con cálculos renales frecuentes para prevenirlos, ya que el magnesio inhibe la formación y precipitación de cristales de calcio en riñones.6

En mujeres con síndrome premenstrual (SPM) que presentan alteraciones emocionales (las cuales van desde tristeza, ira y depresión hasta dolor de senos, fatiga y alteración del sueño) se ha establecido una correlación entre el consumo de magnesio y vitaminas del complejo B con la reducción de los síntomas del SPM, incluso en síntomas emocionales.6

El magnesio está presente en muchos alimentos, como el aguacate, berros, espinaca, plátano, durazno, chabacanos frescos y secos, nueces, almendras, pepitas de calabaza o verdes, nuez de la India y de Castilla, chícharos, frijoles, lentejas, garbanzos, semillas, soya, arroz integral, quinoa, avena, granos enteros, leche, pan integral y cacao.7

Vitamina E
El interés por la vitamina E ha aumentado en los últimos años por su poder antioxidante y su papel frente a las enfermedades relacionadas con la edad, trastornos cardiovasculares o Alzheimer. Es una vitamina liposoluble y se le conoce como tocoferol y tocotrienol. Esta vitamina es esencial en el organismo y dado que no puede sintetizarse en el cuerpo humano, es importante su ingesta en la dieta diaria; para su absorción es necesaria la presencia de ácidos grasos, bilis, enzimas lipolíticas del páncreas y mucosa intestinal.8

Las necesidades diarias de vitamina E varían para cada ser humano según la actividad física, edad, estado de salud, etc. La vitamina E se encuentra en numerosos alimentos, por lo que rara vez se producen deficiencias o carencias. No obstante, puede presentarse una deficiencia por bajo consumo de los alimentos que la contienen y por lo general se presenta cuando hay cuadros multicarenciales propios de países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Los síntomas de esta deficiencia pueden ser lisis de eritrocitos, otros signos hematológicos, problemas en la estructura de los eritrocitos, así como problemas
neurológicos, musculares y oftalmológicos. En personas que nacieron prematuramente puede haber una mayor incidencia de infecciones bacterianas. En pacientes con nutrición parenteral total es completamente necesaria la suplementación de vitamina E para evitar el riesgo de deficiencias.8

Su absorción está ligada a la digestión y absorción de grasa de la dieta. Una vez atravesado el intestino, es transportada por las lipoproteínas y eritrocitos, con lo que el tocoferol circulante se acumula en diferentes tejidos, incorporándose a las membranas de las células junto al colesterol y los fosfolípidos y depositándose en tejido adiposo, hígado, músculos.8

Ayuda a la defensa de las células musculares, nerviosas y los eritrocitos frente a los efectos nocivos de los radicales libres gracias a sus antioxidantes, protegiendo las membranas lipídicas de las células. Los antioxidantes interrumpen las etapas de propagación y descomposición del oxígeno singlete en proceso de fotoxidación.

Ayuda a las células enfermas o con cáncer a inducir su apoptosis. En estudios recientes se ha descubierto que retrasa el inicio de la diabetes tipo 2, ya que ayuda a controlar las concentraciones de glucosa en sangre.8

En neuropatía, al darse un daño en la membrana de los axones y darse una afección de las fibras mielinizadas puede ejercer un buen apoyo.9

Las deficiencias de vitamina E son particularmente de cuidado en recién nacidos prematuros, ya que nacen con reservas corporales deficientes y malabsorción de lípidos. Otro gran beneficio de la vitamina E es que ayuda a la correcta absorción de la vitamina K.

La vitamina E se encuentra en aceites vegetales de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz, soya, oliva, en nueces, almendras, cacahuates, castañas, avellanas, semillas de girasol, pera, uvas, aguacate, brócoli, espárragos, espinacas, zanahoria, puerro, pimientos, margarina, en cereales y alimentos fortificados o enriquecidos; también se encuentra en conservas con aceite, en salmón, abadejo, langosta, mejillones, caracoles, ostras, sesos, pollo, quesos (holandés, cabra, gruyere, emmental, manchego, roquefort) y en algunos embutidos.10

Colágeno hidrolizado
El colágeno hidrolizado se obtiene de la gelatinización e hidrólisis enzimática del colágeno procedente de tejidos animales. Los beneficios del colágeno hidrolizado van más allá de los que puede otorgar el colágeno normal, mismos que ayudan al funcionamiento óptimo del organismo.

El colágeno hidrolizado tiene la cualidad de absorberse de manera rápida. En el área gastrointestinal alcanza una absorción del 95% y en el intestino sus moléculas proteicas atraviesan la barrera intestinal, distribuyéndose en el torrente sanguíneo y depositándose en los tejidos colagénicos, donde se desarrolla su bioactividad. El hecho de que sea de manera hidrolizada aporta grandes nutrientes a todo el organismo. Es importante saber que el 30% de nuestro cuerpo está constituido por colágeno.11

El colágeno hidrolizado es una molécula proteica muy importante que ejerce efectos positivos sobre patologías degenerativas, por lo que es muy benéfico mantener la cantidad adecuada en nuestro cuerpo. Se han encontrado beneficios casi inmediatos en la movilidad de articulaciones, además de que alivia los dolores articulares, regenera los tejidos en las dislocaciones, da elasticidad a cartílagos, tendones y ligamentos, tiene un gran potencial para artrosis y artritis, así como un beneficio general en la calidad de vida derivado de la salud articular.11

Es excelente para fortalecer el sistema óseo y tiene una acción más rápida por vía oral. A nivel dental ayuda a que en niños se dé una formación correcta y en adultos ayuda a una dentadura sana y fortalecida.12

En personas con problemas de descalcificación, consumir colágeno hidrolizado frena el adelgazamiento óseo, impide la degradación de cartílagos y ayuda a la mineralización de los tejidos óseos.11

Tiene un gran beneficio en la piel, otorga elasticidad e hidratación, reduce la aparición de arrugas en la piel y aporta firmeza rápida y eficazmente. A nivel de uñas y cabello, la proteína del colágeno hidrolizado beneficia a la creación de queratina, dando al cabello flexibilidad, brillo y resistencia al quiebre; en las uñas aporta fortaleza y resistencia al quiebre.12

En estudios científicos se ha observado que el colágeno hidrolizado es capaz de regenerar los cartílagos de las articulaciones de manera natural, aparte de generar beneficios por su contenido de vitamina C y B; logra también la recuperación de la matriz celular. Esta recuperación es notoria en las células superficiales de la piel que nos protege. Si la piel sufre un corte, éste sanará rápidamente protegiendo al organismo de patógenos externos, por lo tanto, nuestro sistema inmunológico se fortalece.11

En enfermos de fibromialgia se presentan alteraciones del metabolismo del colágeno y con el consumo de colágeno hidrolizado se alivian dolores musculoesqueléticos y otros síntomas característicos de esta patología.11

Nuestro cuerpo requiere de un rico aporte de proteínas que contengan en su conjunto los 20 aminoácidos esenciales. El colágeno hidrolizado contiene 16 a 18 de los 20 aminoácidos esenciales, entre los que predominan la glicina, lisina, prolina e hidroxiprolina; estos dos últimos son poco frecuentes en algunas proteínas y son extremadamente importantes para el sustento del colágeno de nuestro cuerpo y para la queratina.12

En adultos mayores ayuda a mantener un balance de nitrógeno y preserva mejor la masa muscular, así como en personas con estrés celular por enfermedades degenerativas. El colágeno hidrolizado otorga un beneficio en la formación de músculos, pues al aumentar la masa magra, se fomenta una mejora en el metabolismo. Al ser músculo el corazón, también se ve beneficiado. Por sus nutrientes, reduce el riesgo de padecer problemas cardiacos y enfermedades cardiovasculares.11

Las mejores fuentes de colágeno son las patas de pollo, manitas de cerdo, lechón, sesos, sardinas, charales, salmón con piel, entre otros, pero no es un colágeno hidrolizado, por lo que el beneficio del consumo de estos alimentos no aporta un colágeno que vaya directamente a las áreas de oportunidad en el cuerpo.

Luteína
La luteína es un carotenoide. Casi todos los carotenoides son pigmentos amarillos obscuros liposolubles de origen vegetal presentes en el organismo humano, el cual no los sintetiza por sí mismo y debe consumirse de manera externa a partir de la dieta.

Es importante mencionar que la luteína y la zeaxantina no son precursores de la vitamina A, ya que no se convierten en retinol, que es una forma activa de esta vitamina.

Los carotenoides tienen una molécula conocida como cromóforo, que es la responsable de la capacidad de los carotenoides de absorber luz en la región visible y en consecuencia de su gran capacidad de coloración. La luteína funciona como filtro protector de las plantas frente a la luz azul o violeta, por lo que se utiliza en los tejidos humanos de piel y retina.13

La luteína es uno de los dos principales carotenoides que se relacionan con la disminución del riesgo de enfermedades crónicas como arterioesclerosis, cataratas y degeneración macular. También son fundamentales para reducir los radicales libres y moléculas oxidativas que dañan las membranas de las células de los tejidos oculares. Además de filtrarla, la luteína reduce el daño oxidativo provocado por la luz azul, protegiendo al ojo frente a reacciones fotoquímicas debido a la capacidad antioxidante que
posee.13,14

La luteína y otros carotenoides se asocian con la disminución de efectos dañinos de los radicales libres, los cuales se asocian con varias formas de cáncer. Esto se relaciona, además de sus propiedades antioxidantes, con otros efectos, como la inhibición de la proliferación de células dañadas, la mejora de la diferenciación celular, la comunicación intercelular etc.15

Las verduras tienen un gran contenido de cloroplastos y en menor cantidad luteína, betacaroteno y violaxantina, entre otros. Se encuentra en alfalfa, acelga, aguacate, apio, brócoli, calabaza, calabacín, col rizada (kale), col de Bruselas, espárragos, espinacas, nabo verde, pimiento, zanahoria, ciruela pasa, mango, melón, naranja, papaya, peras, uvas, kiwi, maíz, semillas de trigo y yema de huevo. Existen otras fuentes ricas en luteína (carotenoides), como la flor de cempasúchil y la flor de calabaza. Se recomienda que estas verduras se consuman crudas.13

Extracto de ajo
El ajo en bulbos que se utiliza para obtener el extracto de ajo para consumo humano es de la especie Allium sativum. La parte deseada se llama alicina y los componentes azufrados son solubles en agua. Desde la antigüedad se utilizaba para problemas parasitarios, dolor de cabeza y dentales por caries y mordeduras de animales ponzoñosos. En la Biblia se encuentran referencias de su uso para tratar heridas y úlceras. Se utiliza como energizante, diurético y laxante.16

Se ha descubierto su excelente actividad antibacteriana, antiséptica, antiinflamatoria y antimicótica; potencia los efectos de antihipertensivos y anticoagulantes; y se considera un estimulante y expectorante, por lo que ha sido utilizado en el tratamiento de enfermedades respiratorias como asma, tos, bronquitis y tuberculosis. Su actividad antioxidante se deriva de su inhibición de los radicales libres. Además, protege las lipoproteínas y sus compuestos S-alil-cisteína y S-alil-mercaptocisteína, selenio y vitamina C ejercen un efecto antioxidante sobre las membranas celulares hepáticas. Es un excelente cardioprotector, ya que protege el endotelio vascular, y es antiaterogénico, antihepatotóxico y anticancerígeno.17

Por su contenido de alicina es un gran hipolipemiante; además, contiene más de un inhibidor de la agregación y liberación plaquetaria, lo que lo hace antiagregante. Inhibe la síntesis de tromboxano y también es fibrinolítico. El ajo eleva las concentraciones de óxido nítrico-sintetasa, lo que provoca vasodilatación y genera un efecto hipotensor.17

La alicina tiene actividad contra las bacterias grampositivas y gramnegativas, demostrando una excelente actividad frente a Candida albicans y otros tipos de hongos.18 También ejerce un efecto protector frente a los condilomas y reduce la incidencia de determinados cánceres (gástrico, colorrectal, de mama, cervical, etc.). El efecto anticancerígeno al parecer se debe a mecanismos como ser captador de radicales libres, incrementar los valores de glutatión, incrementar o modular la actividad de diversas enzimas, a mecanismos de reparación de ADN y a prevención del daño cromosómico.17

Aumenta la inmunidad al estimular la producción de linfocitos y la fagocitosis de los macrófagos, así como la liberación del interferón gamma.

Se puede consumir de forma natural deglutiendo un bulbo al día, crudo y pelado, aunque también se encuentra en forma de tintura, extracto envejecido de ajo, cápsulas con su contenido en forma de polvo u oleosa y en jarabe. Puede provocar mal aliento o aroma corporal. Debe tenerse cuidad de no exceder la dosis para evitar sensibilidad, dolor abdominal, náuseas y flatulencia.

Existen algunas interacciones, como intensificar los efectos de los anticoagulantes, por lo que se debe consultar al médico en caso de tomar heparina, warfarina o antiagregantes plaquetarios. Debe dejarse de consumir en caso de intervención quirúrgica. Asimismo, potencia los efectos de los antihipertensivos y debe de evitarse su uso con fármacos antiinflamatorios no esteroides y fármacos que inhiben el metabolismo hepático. Interactúa con esteroides y antidepresivos.

Coenzima Q10
La coenzima Q10 (CoQ10), también conocida como ubiquinona, es una sustancia parecida a una vitamina liposoluble e hidrófoba. Por su naturaleza existe de manera natural en todas las células de nuestro cuerpo y es imprescindible para la producción de energía en las células.

Se encuentra presente en las mitocondrias, encargadas de producir energía en el organismo, y en el núcleo de la célula. Se ha descubierto que es un excelente antioxidante, ya que protege a los fosfolípidos de las membranas celulares y la proteína de la membrana mitocondrial hace que las células se protejan de los radicales libres, los cuales pueden llegar a dañar el ADN celular, siendo esta una situación que debe prevenirse con el consumo adecuado de CoQ10.19

Esta coenzima se encuentra principalmente en el tejido del corazón, hígado, riñones, páncreas y músculos, así como en el plasma sanguíneo, asociada con las lipoproteínas de transporte del colesterol. Se han realizado estudios sobre el beneficio de su consumo en pacientes con problemas cardiovasculares, en quienes destacó su función antioxidante, y en hipertensos, destacando su función hipotensora. La CoQ10 propicia una mejora en el índice glicémico en pacientes con diabetes y todo esto ayuda a las personas con síndrome metabólico.19

La CoQ10 es necesaria para convertir los hidratos de carbono y lípidos en energía para las células; tener suficiente CoQ10 protege a las células, tejidos y órganos de las acciones oxidativas de los radicales libres, sobre todo en enfermedades graves y en el envejecimiento.19

La CoQ10, al ser antioxidante y proteger las membranas celulares, ayuda a tener una piel más firme y elástica, en la que se notan menos los efectos de la edad, como arrugas y resequedad.20

En el ser humano, las concentraciones óptimas de CoQ10 se alcanzan a los 20 a 25 años de edad, por lo que hacia los 40 años de edad se sugiere evitar situaciones que disminuyan dichas concentraciones, o bien consumirla en forma de suplementos alimenticios.

Incluso a una edad en que las concentraciones son óptimas, las siguientes situaciones pueden disminuir los valores de CoQ10:20

• Consumo de alcohol y tabaco
• Concentraciones bajas de vitaminas C, E y del grupo B
• Concentraciones bajas de selenio
• Dieta desequilibrada o vegana
• Entrenamientos físicos intensivos
• Sobreesfuerzos mentales
• Estrés, entre otras situaciones.20

Con la edad disminuye el metabolismo energético en muchos tejidos, especialmente en el hígado, corazón y músculo esquelético, lo que obedece en parte a la disminución natural de CoQ10. Asimismo, puede haber malabsorción de alimentos por alguna enfermedad o trastorno gástrico, lo cual también disminuye la CoQ10. Se ha observado disminución en pacientes con diabetes, cáncer, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades degenerativas y también tratamientos médicos para ciertas afecciones, como colesterol alto.19

Sus fuentes de consumo son principalmente productos animales, ya que está presente de manera natural en sus células; al igual que en el cuerpo humano, se encuentra en mayores concentraciones en músculo esquelético y en mayores cantidades en corazón, hígado, riñones y vísceras. Así, puede obtenerse a partir de la carne de res, pollo, pescado, cerdo, etc. En la época actual ha disminuido el consumo de vísceras animales, en particular en pacientes con problemas con hipertensión, hipercolesterolemia, etc. Otra fuente es mediante suplementos alimenticios, los cuales también se han utilizado en deportistas de alto rendimiento o con fatiga física.19

Se encuentra en menores cantidades en frutos secos como ajonjolí, cacahuates, avellanas, pistaches, en germinados de granos, en algunos vegetales como espinacas, pimientos, brócoli, zanahorias, ajo, chícharos y coliflor, en huevo y leguminosas como frijoles y soya.

Referencias

  1. Salas A, Chavez J, Cueto M et al. Estabilización de aceite de pescado destinado a alimentación humana. Callao: Instituto Tecnológico de la Producción; 2003. Disponible en: https://repositorio.itp.gob.pe/handle/ITP/102.
  2. Ronayne P. Importancia de los ácidos grasos poliinsaturados en la alimentación del lactante. Buenos Aires, 2000. Disponible en: https://www.sap.org.ar/docs/archivos/2000/arch00_4/00_231_238.pdf.
  3. Castellanos L, Rodriguez M. El efecto de omega 3 en la salud humana y consideraciones en la ingesta. Rev Chil Nutr. 2015. Disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-75182015000100012&script=sci_arttext.
  4. Castro-González MI. Ácidos grasos omega 3: Beneficios y Fuentes. INCI (Internet).2002 Mar;27 (3):128-136. Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0378-18442002000300005&script=sci_arttext
  5. Goodman D. Magnífico Magnesio; Esencial para la salud de tu corazón. Barcelona. 2022, Abril. Primera Edición, Editorial Amat, Disponible en: https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=ztNjEAAAQBAJ&oi=fnd&pg=PT7&dq=magnifico+magnesio&ots=42v0PrbUrQ&sig=25UwgF4E24AWIdZHlMRCbbKopI#v=onepage&q=magnifico%20magnesio&f=false
  6. El magnesio y la salud humana (II); 2015. Disponible en: https://ecoosfera.com/salud-1/el-magnesio-y-la-salud-humana-ii/.
  7. López M. 12 alimentos ricos en magnesio; 2022.Disponible en: https://www.sabervivirtv.com/nutricion/alimentos-ricos-en-magnesio_1841.
  8. Sayago MA, Marín MI, Aparicio R, Morales MT. Vitamina E y Aceites Vegetales. Grasas y Aceites, 2007; 58(1):74-86. Disponible en: https://docs.google.com/viewerng/viewer?url=https://digital.csic.es/bitstream/10261/2470/1/Sayago.pdf
  9. Pita G. Funciones de la Vitamina E en la nutrición humana. Rev Cuba Aliment Nutr; 1997;11(1):46-57. Disponible en: https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-217686.
  10. Alimentos ricos en vitamina E. Navarra, España. Recuperado el 29 de Junio de 2022, Navarra, C. U. (Ed.). (s.f.). https://www.cun.es/chequeos-salud/vidasana/nutricion/alimentos-ricos-vitamina-e
  11. Figueres Juher T, Basés Pérez E. An overview of the beneficial effects of hydrolysed collagen intake on joint and bone health and on skin ageing. Nutr Hosp[Internet]. 2015;32 Suppl 1:62–6. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/3092/309243316012.pdf
  12. Pasamontes P. Beneficios del colágeno hidrolizado [Internet]. Tu blog sobre salud y belleza. 2020. Disponible en: https://farmaciaribera.es/blog/beneficios-del-colageno-hidrolizado/
  13. Carranco Jáuregui ME, Calvo Carrillo M de la C, Pérez-Gil Romo F. Carotenoides y su función antioxidante: Revisión. Arch Latinoam Nutr [Internet].2011;61(3):233-241. Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222011000300001
  14. Troxler S, Reardon JW. Luteína y Zeaxantina: ¿En qué alimentos conseguirlos? North Carolina Department of Agriculture and Consumer Services. Recuperado el 25 de Junio de 2022, Disponible en: https://www.ncagr.gov/fooddrug/espanol/documents/LuteinayZeaxanthina.pdf
  15. Meléndez-Martínez AJ, Vicario IM, Francisco J. H. Importancia nutricional de los pigmentos carotenoides. Arch Latinoam Nutr [Internet]. 2004;54(2):149–Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0004-06222004000200003&script=sci_arttext
  16. Gonzalez-Cuellar MP. Interés farmacológico y terapéutico del. Madrid; 2019 Junio. Disponible en: http://147.96.70.122/Web/TFG/TFG/Memoria/MARIA%20DEL%20PILAR%20GONZALEZ-CUELLAR%20TABOADA.pdf .
  17. González M, Ibañez GG, Hernández JCM, Dopico AC. Revisión bibliográfica sobre el uso terapéutico del ajo. Revista Cubana de Medicina Física y Rehabilitación [Internet]. 2017 ;6(1). Disponible en: http://revrehabilitacion.sld.cu/index.php/reh/article/view/161/167
  18. López TM. El ajo. Offarm [Internet]. 2007 26(1):78–81. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-el-ajo-13097334.
  19. Alonso MJ. Coenzima Q10. El farmacéutico; 2018;561:38-43. Disponible en: https://www.elfarmaceutico.es/uploads/s1/19/27/ef561-farmacologia-q10.pdf.
  20. Moreno AM. Beneficios del consumo de la Coenzima Q10. España; 2020. Disponible en: https://farmaciaribera.es/blog/beneficios-de-la-coenzima-q10/.

Buscar artículos