La Organización Mundial de la Salud declara al brote epidémico de coronavirus como emergencia de salud pública global

El actual brote epidémico de coronavirus es una emergencia de salud global, determinó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde que inició el mes pasado, la propagación del virus ha llegado a casi dos docenas de países, enfermando a millares de personas, y ha afectado los viajes y los negocios en todo el mundo.

 Manifestó Tedros Adhanom, director general de la OMS, en una conferencia de prensa.

La OMS define una emergencia global, formalmente, una emergencia de salud pública de interés internacional, como: 

Esta es la sexta declarada en la última década.

Pese a la declaración de emergencia, por el momento la OMS no recomienda ninguna restricción a viajes o negocios. Los países deben implementar políticas de salud pública basadas en los datos disponibles, combatir la información errónea, compartir datos y trabajar en colaboración para detener la propagación del virus, puntualizó Adhanom.

La OMS también hizo un llamado para acelerar los esfuerzos encaminados a desarrollar vacunas y tratamiento y resaltó la importancia de brindar apoyo a países con sistemas de asistencia sanitaria débiles que podrían no tener la capacidad para hacer frente al virus.

El Comité Internacional de Regulaciones Sanitarias de la OMS tiene la responsabilidad de analizar los datos referentes a una crisis de salud pública y recomendar que se declare una emergencia. El comité se reunió dos veces la semana pasada, y en las dos ocasiones las opiniones para recomendar una declaración de emergencia global se dividieron en partes iguales. En ambas ocasiones los miembros del comité que no querían declarar una emergencia global argumentaron que no había suficientes casos fuera de China para justificar tal medida.

Ahora el comité ha decidido recomendar que se declare una emergencia a causa del incremento en la cifra de casos, el aumento en el número de países afectados, y las noticias de medidas "cuestionables" que se han implementado para viajeros en algunos países, informó el presidente del comité, Didier Houssin.

Declarar una emergencia de salud global brinda al director general de la OMS la facultad de ofrecer recomendaciones que podrían prevenir la propagación de una enfermedad, como consejos o restricciones para viajes, y permitirle revisar medidas de salud pública implantadas en países afectados. Las recomendaciones son sólo eso, pero se ejerce presión a los países para que las pongan en práctica.

Siguientes pasos

Una vez que se declara una emergencia de salud pública de interés internacional, la OMS lanza una serie de pasos, que incluyen la publicación de recomendaciones temporales para el país afectado sobre medidas de salud para implementar, y orientación para otros países sobre cómo prevenir y reducir la propagación internacional de la enfermedad, dijo en entrevista el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic.

Después de la conferencia de prensa del 30 de enero, la OMS publicó una guía temporal para China y para otros países con respecto a la identificación, manejo, contención y prevención del virus. Se aconseja a China que continúe informando a la población sobre el brote, que continúe mejorando sus medidas de salud pública para la contención y la vigilancia de casos, y que continúe colaborando con la OMS y otros socios para investigar la epidemiología y la evolución del brote y compartir datos sobre todos los casos humanos.

Otros países deberían estar preparados para la contención, incluida la vigilancia activa, la detección temprana, el aislamiento, el manejo de casos y la prevención de la transmisión del virus, y compartir datos completos con la OMS, de acuerdo con las recomendaciones.

Según el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), los países deben compartir información y datos con la OMS. Además, los líderes de la OMS aconsejaron a la comunidad mundial que apoye a los países de ingresos bajos y medianos con su respuesta al coronavirus y que facilite el diagnóstico, las posibles vacunas y la terapéutica en estas áreas.

El Reglamento Sanitario Internacional exige que los países que implementan medidas de salud que van más allá de lo que la OMS recomienda deben enviar a la OMS los fundamentos y la justificación de la salud pública dentro de las 48 horas de su implementación para la revisión de la OMS, señaló Jasarevic.

(Por la importancia de la noticia, la nota fue tomada de la publicación original de Medscape, quien a su vez declara que fue publicada originalmente en MDEdge.com).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *