fbpx

Twitter

@MedGalenus

Facebook

@MEDComunicacion

Instagram

@galenusmedoficial

LinkedIn

@GalenusMED

Infecciones agudas en vías respiratorias superiores

AUTOR: Dr. José Luis Morales Saavedra

Resumen

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) se consideran una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el orbe. Se ubican entre las diez principales causas de defunción en la población general y en las tres primeras en los menores de 5 años. Según estadísticas oficiales, en México las IRA constituyen la primera causa de morbilidad y egreso hospitalario en los menores de 5 años, con una frecuencia de 13 episodios por cada 100 consultas médicas. El manejo de las distintas alteraciones infecciosas de vías respiratorias superiores varía en cada caso, dependiendo sobre todo de la etiología del proceso y las condiciones generales del paciente. Una alternativa a los medicamentos tradicionales es el extracto EPs 7630, fitomedicamento de probada eficacia y seguridad que se obtiene de las raíces de Pelargonium sidoides y ha confirmado ser una opción segura y confiable para el manejo de estas patologías comunes.

Palabras clave: infecciones respiratorias, virus, bacterias, fitomedicamentos

Abstract

Acute respiratory infections (ARI) are considered one of the main causes of morbidity and mortality throughout the world. They are among the ten main causes of death in the general population and the first three in children under five years of age. According to official statistics, ARIs are the leading cause of morbidity and hospital discharge in Mexico in children under 5 years of age, with a frequency of 13 episodes per 100 medical consultations. The management of the different infectious alterations of the upper respiratory tract varies in each case, depending above all on the etiology of the process and the general conditions of the patient. An alternative to traditional medications is EPs 7630 extract, a phytopharmaceutical of proven efficacy and safety that is obtained from the roots of Pelargonium sidoides, which has been confirmed to be anffective, safe and reliable option for the management of these common pathologies.

Keywords: respiratory infections, viruses, bacteria, phytopharmaceuticals

Introducción

Las enfermedades infecciosas de transmisión respiratoria representan un riesgo sustancial para la humanidad debido a su elevado potencial de diseminación.1 El término infecciones respiratorias agudas (IRA) se utiliza para denominar a un conjunto de enfermedades que atacan al sistema respiratorio y que pueden ser transmitidas de una persona a otra. Pueden iniciar afectando la nariz y llegar hasta los alvéolos, es decir, alcanzar los pulmones y comprometer seriamente la salud al afectar varios órganos a través del sistema respiratorio. Pueden presentarse en el sistema respiratorio superior como una infección respiratoria aguda alta o en el sistema respiratorio inferior como una infección respiratoria aguda baja.2

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado a los países miembros sobre la aparición de brotes de enfermedad respiratoria en humanos relacionados con diferentes virus que tienen potencial pandémico, como el virus de influenza aviar, influenza porcina y otros agentes, como el MERS-CoV.1

Epidemiología

La infección respiratoria aguda (IRA) se considera como una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, pues, en promedio, cada año se registran 3.460,000 muertes por esta enfermedad, que incluyen a todas las naciones. Los grupos poblacionales con mayor riesgo de fallecer por IRA son los menores de 5 años y las personas que viven con alguna enfermedad crónica de base, en especial aquellas con inmunosupresión, ya sea derivada por algún tipo de tratamiento o enfermedad de base.1

Las condiciones socioeconómicas hacen que los países en desarrollo presenten una incidencia más elevada, así como mayores cifras de morbilidad y mortalidad; más del 60% de las muertes se registra en África y el sureste de Asia. Se calcula que, en estas regiones, son casuales de 1.5 millones de defunciones cada año, principalmente por neumonía.1

Su incidencia mundial varía entre 150 y 1,500 casos por cada 100,00 habitantes, con una tasa de mortalidad estimada de 20 casos por cada 100,000 habitantes. En Estados Unidos es la sexta causa de muerte en los adultos y la primera relacionada con etiología infecciosa, con aproximadamente 4.2 millones de consultas ambulatorias en 2006; en 2005 hubo más de 60,000 muertes por esta enfermedad en personas mayores de 15 años en ese país. En la región de las Américas, se estima que se diagnostican aproximadamente 2.1 millones de casos de neumonía cada año entre Argentina, Brasil y Chile.1

Las complicaciones económicas, sociales e individuales que causan IRA incluyen gastos hospitalarios y de medicamentos, ausentismo laboral, escolar y crisis familiares. La carga económica asociada con esta enfermedad sigue siendo considerable, ya que, por ejemplo, en Estados Unidos se invierten alrededor de 17 mil millones de dólares anualmente para el manejo de estos trastornos.1

Las IRA son más frecuentes en los niños pequeños, en especial entre lactantes y preescolares que comienzan a concurrir a guarderías o a jardines infantiles, en quienes puede llegar a registrar ocho episodios por niño por año calendario.3 Según estadísticas oficiales, en México las IRA constituyen la primera causa de morbilidad y egreso hospitalario en los menores de 5 años, con una frecuencia de 13 episodios por cada 100 consultas médicas. Lo anterior representa dos a cuatro episodios de IRA al año por niño, los cuales pueden complicarse con neumonía grave.4

IRA en vías aéreas superiores

Dado que las infecciones respiratorias pueden afectar estructuras diferentes del sistema respiratorio, la forma como se presentan varía dependiendo del lugar específico o, incluso, si ocurre en conjunto con varios órganos. Por ejemplo, en el sistema respiratorio superior se presentan las siguientes:

  • Rinitis aguda, también conocida como resfriado común
  • Sinusitis (infección de los senos paranasales)
  • Otitis aguda, término que se le da a la infección del oído medio
  • Faringitis aguda, que es la infección e inflamación de la faringe y que puede presentarse también con infección de las amígdalas, conocida como faringoamigdalitis
  • Epiglotitis, que afecta al tejido entre la garganta y la lengua
  • Laringitis, en la cual se presenta inflamación de la laringe

Descripción de las IRA

Los cuadros leves suelen ser de naturaleza viral, muy contagiosos y de corta duración; se presentan con fiebre de inicio súbito, tos y otros síntomas del tracto respiratorio superior, como dolor de garganta, rinorrea y síntomas sistémicos como cefalea, dolores musculares y fatiga. Aunque por lo general la enfermedad se resuelve en pocos días, la tos y el malestar pueden persistir durante más de 2 semanas.

En este sentido, los cuadros graves pueden ser de origen viral o bacteriano y para su manejo requieren tratamiento hospitalario; el cuadro clínico incluye inicio inferior a 14 días con fiebre, tos y dificultad respiratoria. En caso de no ser manejado de forma adecuada y oportuna, puede ocasionar la muerte. El cuadro 1 describe aspectos y detalles de algunos agentes causales de IRA.

Cuadro 1. Generalidades de los agentes causales de IRA.

Abordaje terapéutico en algunas infecciones. Revisión de estudios

El manejo de las distintas alteraciones infecciosas ubicadas en vías respiratorias superiores varía en cada caso, dependiendo sobre todo de la etiología del proceso y las condiciones generales del paciente. Sin embargo, dentro de las opciones terapéuticas también se han ensayado con éxito otros medicamentos no considerados como tradicionales y que, sin embargo, han demostrado una eficacia y seguridad adecuadas. Un ejemplo de ello es el fitomedicamento obtenido de Pelargonium sidoides, EPs 7630.

Pelargonium sidoides EPs 7630

Aunque EPs 7630 no posee una actividad directamente viricida, su efecto antiviral se debe a la inhibición de la replicación viral. El extracto previene la proliferación del virus, limitando así la propagación de la infección. En pruebas in vitro, EPs 7630 inhibió la replicación de los virus respiratorios VRS, influenza A H1N1, influenza A H3N2, coronavirus humano HCo-229E, parainfluenza 3 y Coxsackie A9. Todos los virus inhibidos por EPs 7630 fueron virus encapsulados, excepto el virus Coxsackie A9, mientras que todos los virus no sensibles fueron del tipo no encapsulado. Por lo tanto, el fármaco parece atacar a los virus encapsulados, interfiriendo con las glucoproteínas en su superficie.5

EPs 7630 actúa sobre el virus y también sobre la célula hospedera. Su efecto de citoprotección y de sus diversos ingredientes contra la destrucción celular inducida por virus se confirmó en un modelo en el que se incubaron fibroblastos con residuos de macrófagos infectados con el virus de la encefalomiocarditis (VEMC) (inducción de interferón mediante una sustancia de control/EPs 7630).5

En cuanto a su efecto sobre bacterias, EPs 7630 tiene características como bacteriostático directo, aunque inferior al de los antibióticos convencionales. Sin embargo, resulta interesante observar que la susceptibilidad de cepas multirresistentes de Staphylococcus aureus (CMSA) a EPs 7630 es relativamente favorable en comparación con la de una cepa de referencia no resistente (Staphylococcus aureus ATCC 25923).5

Sus efectos antibacterianos indirectos son más importantes. EPs 7630 inhibe la adhesión de las bacterias a las células sanas de la mucosa y por lo tanto contrarresta un mecanismo clave en la patogenia de las infecciones de vías respiratorias.5

Figura 1. Pelargonium sidoides.

Rinosinusitis

Bachert et al. realizaron un estudio doble ciego, controlado con placebo, de grupos paralelos, multicéntrico, de diseño secuencial y adaptativo, en el que analizaron la eficacia y seguridad del fármaco extraído de las raíces de Pelargonium sidoides, EPs 7630, el cual fue comparado con placebo. Para ello incluyeron 103 pacientes que presentaban síntomas nasosinusales con al menos 7 días de duración y rinosinusitis aguda confirmada por medios clínicos y radiográficos de origen presumiblemente bacteriano, con una puntuación de gravedad de sinusitis (SSS, por sus siglas en inglés) de al menos 12 de 24 puntos en el momento de la inclusión. El criterio de evaluación primario fue el cambio en el SSS después de 7 días de tratamiento con el fármaco.6

Se determinó una disminución media en el SSS de 5.5 puntos en el grupo con EPs 7630 en comparación con 2.5 puntos en el grupo de placebo (diferencia de 3.0 puntos; IC del 95%: 2.0 a 3.9, p < 0.00001). Este resultado fue confirmado por todos los criterios secundarios que indicaron un curso clínico más favorable de la enfermedad y una recuperación más rápida en el grupo con tratamiento. De acuerdo con la regla de decisión preespecificada, el estudio se detuvo después de obtener una prueba de eficacia.6

Los autores concluyeron que EPs 7630 fue bien tolerado y superior en eficacia en comparación con placebo para el tratamiento de la rinosinusitis aguda de origen presumiblemente bacteriano.6

Resfriado común

En este apartado, Lizogub et al. llevaron a cabo un estudio fase III, multicéntrico, prospectivo, aleatorizado, doble ciego, de grupos paralelos, controlado con placebo, de diseño secuencial y adaptativo, en el que se asignaron de manera aleatoria 103 pacientes adultos que presentaban por lo menos dos síntomas mayores y uno menor, o un síntoma mayor y tres menores de resfriado común (puntaje máximo en la escala de intensidad del resfriado[EIR]) para recibir 1.5 mL de EPs 7630 o placebo tres veces al día.7

Los resultados de este estudio señalaron que hubo una mejoría significativamente más importante en la suma de las diferencias de criterios de evaluación primarios sobre la intensidad de los síntomas (SDIS) (14.6 ± 5.3 frente a 7.6 ±7.5; p<0.0001) en la EIR al día 5 a favor deEPs 7630. Los criterios de evaluación secundaria también apuntaron a una diferencia a favor del medicamento (tasas de respuesta significativamente mayores (EIR<7 puntos: 42.3 frente a 3.9% de pacientes; y reducción en ESR 7 puntos: 94.2 frente a 43.1% de pacientes; p<0.0001) al día 5. El periodo de ausentismo laboral también fue significativamente más breve (6.9 ± 1.8 frente a 8.2 ± 2.1 días; p=0.0003). Hubo significativamente más pacientes con mejoría en cuanto a bienestar general al día 5 (94.2 frente a 68.6%; p<0.0008).7

Faringoamigdalitis aguda no estreptocócica

Bereznov y Heger realizaron un trabajo destinado a confirmar si el tratamiento con un extracto de Pelargonium sidoides (EPs 7630) era superior a placebo para el tratamiento de la faringoamigdalitis no-EBHGA en niños. Se trató de un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo que se llevó a cabo en seis sitios de estudio en cuatro clínicas ambulatorias de atención primaria pediátrica y otorrinolaringológica.8

Incluyeron 143 niños de 6 a 10 años con faringoamigdalitis no EBHGA presente ≤ 48 h, una prueba de detección rápida de estreptococos negativa, puntuación de gravedad de la faringoamigdalitis (TSS) ³ 8 puntos y consentimiento informado. A todos ellos se les administró EPs 7630 o placebo (20 gotas tres veces al día) durante 6 días. El criterio de evaluación primario fue la disminución del TSS desde el inicio (día 0) hasta el día 4.8

Se encontró una disminución de la TSS desde el inicio (día 0) hasta el día 4, que fue de 7.1 ± 2.1 puntos con EPs 7630 (n = 73) y de 2.5 ± 3.6 puntos con placebo (n = 70). La disminución ajustada por covariables fue de 7.0 ± 2.4 puntos con EPs 7630 y de 2.9 ± 2.4 puntos con placebo. El IC del 95% para la diferencia entre los grupos fue [2.7; 4.9], lo que indicó una diferencia significativa en la eficacia de EPs 7630 en comparación con placebo (P < 0.0001). Los efectos adversos se presentaron en 15/143 pacientes (EP 7630: 4/73 paciente, placebo: 44/70) y no guardaron relación con el medicamento en investigación.8

Los autores concluyeron que EPs 7630 fue superior en comparación con placebo para el tratamiento de la faringoamigdalitis aguda no relacionada con el EBHGA en niños. El tratamiento con EPs 7630 redujo la gravedad de los síntomas y abrevió la duración de la enfermedad en al menos 2 días.8

Comentario

Las infecciones de vías respiratorias superiores representan una proporción muy importante de las patologías generales en todos los grupos etarios, afectando principalmente a menores de edad, pacientes añosos y aquellos con algún tipo de inmunodepresión. Aunque se sabe con certeza que en la etiología de las IRA hay virus y bacterias, la terapéutica suele enfocarse a un manejo con antimicrobianos, el cual, cuando no está indicado, causa en el paciente en particular y en la población en general, problemas graves de resistencia bacteriana, con las consecuencias negativas esperadas a corto y mediano plazo. La opción de disponer de otros medicamentos adicionales a la terapéutica tradicional, como es el caso del extracto EPs 7630, fitomedicamento de probada eficacia y seguridad que se obtiene de las raíces de Pelargonium sidoides, representa una ventaja adicional y una opción eficaz, segura y confiable para el manejo de estas patologías comunes.

Referencias

1.Malo D, Pulido P. Infección respiratoria aguda (IRA). Revisión de tema. Bogotá, Colombia : Instituto Nacional de Salud; 2017.
2.Cortés L. Infección respiratoria (IRA) Capítulo 12. 1a ed.: Konrad Lorenz. Fundación Universitaria; 2019.
3.Aguirre E, Céspedes E, Rubal A, Maza A, Terán C. Morbilidad por infecciones respiratorias agudas en menores de 5 años. Medisan. 2014;18(11):1490-98.
4.Ferreira-Guerrero E, Báez-Saldaña R, Trejo-Valdivia B, Ferreyra-Reyes L, Delgado-Sánchez G, Chilián-Herrera O. Infecciones respiratorias agudas en niños y signos de alarma identificados por padres y cuidadores en México. Salud Pública de México. 2013;55(Supl 2):s307-s313.
5.Schwabe Pharma. Umckaloabo. Pelargonium sidoides. Monografía de producto. México; 2020.
6.Bachert C, Schapowal A, Funk A, Kieser M. Treatment of acute rhinosinusitis with the preparation from Pelargonium sidoides EPs 7630: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Rhinology. 2009;47(1):51.
7.Lizogub V, Riley D, Heger M. Efficacy of a pelargonium sidoides preparation in patients with the common cold: a randomized, double blind, placebo-controlled clinical trial. Explore. 2007;3(6):573-584.
8.Bereznov V, Riley D, Wassmer G, Heger M. Efficacy of extract of Pelargonium sidoides in children with acute non-group A beta-hemolytic streptococcus tonsillopharyngitis: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Alternative Therapies in Health & Medicine. 2003;9(5).

Buscar artículos