Elección de fórmulas lácteas y especiales

DRA. MARÍA ROCÍO PARDO VILLATORO
Nutrición y Ciencias de los Alimentos / Universidad Iberoamericana

RESUMEN La leche materna es el alimento de elección del bebé hasta los 6 meses, ya que proporciona las cantidades adecuadas y necesarias de nutrientes para su sano desarrollo. Por diferentes causas, la mamá podría verse en la situación de seguir una lactancia mixta o con fórmula infantil, por lo que es necesario conocer las características de las fórmulas lácteas y sus composición, ya que pueden ayudar a disminuir o mejorar cólicos, estreñimiento, reflujo, etc. Palabras clave: lactancia materna, fórmula láctea

ABSTRACT Breast milk is the food of choice for babies up to 6 months old because it provides the necessary and adequate amounts of nutrients for a healthy development. For different reasons, the mother could use a combination feeding method or only infant formula, so it is necessary to know the characteristics of milk formulas and their composition, because they can help reduce or improve colic, constipation, reflux, etc. Keywords: breastfeeding, baby formula

Una adecuada nutrición en el primer año de vida es de fundamental importancia para el ser humano. Los primeros 2 años se caracterizan por la velocidad de crecimiento y la lactancia materna es el alimento de elección adecuado desde el nacimiento para un crecimiento y desarrollo adecuados. Sin embargo, no siempre es posible establecer la lactancia materna y hay que recurrir a fórmulas infantiles. Cada vez se conoce más sobre la leche materna, lo que permite disponer de fórmulas para lactantes cada vez más similares a la leche materna. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP), la Asociación Mexicana de Pediatría, la Confederación Nacional de Pediatría de México y la Secretaría de Salud en México, entre otros…

Sin embargo, en los caso en que la madre no puede amamantar exclusivamente al bebé, podrá alimentarlo con fórmulas lácteas adaptadas para suplir parcial o totalmente la lactancia materna. Las fórmulas deben utilizarse después de los 6 meses, ya que es cuando la leche materna no es suficiente para satisfacer los requerimientos nutricionales del bebé. Por ello, se deben administrar aportes suplementarios tanto en calidad como en cantidad. Para poder ingerir alimentos diferentes a la leche, es conveniente que el organismo tenga la maduración necesaria a nivel neurológico, renal, gastrointestinal e inmunitario.

Aspectos generales de las fórmulas lácteas

El objetivo del desarrollo de fórmulas artificiales es reproducir tanto la composición como los efectos funcionales de la lactancia materna. La AAP y la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGAN) han publicado estándares para fórmulas infantiles que contienen las concentraciones mínimas para la mayoría de los nutrimentos necesarios para cubrir los requerimientos del lactante; incluyen los límites superiores de cada uno para evitar un potencial efecto tóxico (tabla 1). Existen dos tipos de fórmulas:

La proporción de principios inmediatos debe imitar a la leche materna: 50-55% del aporte calórico en forma de grasa, 35-50% de hidratos de carbono y 5% de proteínas, así como el aporte energético, que debe ser de 67-70 kcal/100 mL.

Hidratos de carbono Los hidratos de carbono son una fuente de energía fundamental que además juegan un papel importante en la absorción de nutrientes y microbiota intestinal. El hidrato de carbono fundamental es la lactosa. Hay que evitar las fórmulas que contienen jarabes, glucosa, maltodextrinas, sacarosa y almidones, ya que no son necesarios.

Proteínas Las proteínas, además de las funciones celulares, cumplen un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo musculoesquelético del bebé- Hay dos proteínas importantes que debe contener la leche: caseína y lactoalbúminas; las fórmulas las contienen, pero es importante verificar que contengan una relación correcta entre lactoalbúmina y caseína de 70/30.

La leche materna es más digerible que la leche de fórmula debido a que contiene proteínas de suero (α lactoalbúmina), por lo que es importante, al seleccionar la fórmula, asegurarse que contenga α lactoalbúmina, la cual destaca por su calidad nutricia, por ser más fácil de digerir y por favorecer un vaciamiento gástrico más rápido.

Lípidos Los lípidos, además de ser la mayor fuente de energía que requiere un bebé en su día a día, son fundamentales para su desarrollo neurológico, tanto las grasas llamadas buenas o insaturadas como las malas o saturadas. La leche materna contiene ambos tipos de grasas, ácidos grasos como el palmítico y ácidos grasos insaturados omega 3 y 6, que son fundamentales para la visión y la audición del bebé; por ello, es importante que las fórmulas lácteas estén reforzadas con ácidos grasos como omega 3 y omega 6 que provengan del aceite de pescado, indicándose si se trata de ácido linoleico, DHA o ARA. En las fórmulas se sustituyó el aceite de palma por ácido palmítico.

El ácido palmítico de la leche materna tiene una estructura beta palmirato que es beneficiosa para el desarrollo del bebé, mientras que el aceite de palma tiene una estructura alfa palmirato, diferencia que a nivel orgánico es totalmente contraria, por lo que es importante asegurarse que la fórmula contenga aceite vegetal, ya sea de maíz, girasol, niabina o aceite de coco en lugar de aceite de palma.

Las fórmulas infantiles cumplen con los requerimientos nutricionales básicos; sin embargo, para que las fórmulas sean lo más parecido a la leche materna y cumplan con el desarrollo del bebé, deben adicionarse con:

Nucleótidos para reforzar el sistema inmunitario
Probióticos que mejoran las molestias intestinales
DHA, fundamental para el desarrollo del bebé; es un ácido graso esencial omega 3 y omega 6, que contribuye al desarrollo cognitivo y visual del bebé. El origen y cantidad de DHA no es igual en todas las leches y lo deseable es que sea ser igual o mayor a 0.3%.
Hierro, las fórmulas fortificadas con hierro ayudan a reducir drásticamente el índice de anemia, ya que algunos bebés no tienen suficientes reservas de hierro. Por ello, la AAP recomienda las fórmulas que estén fortificadas con hierro.
Calcio, zinc, magnesio
Vitaminas A, B, C, D, E, K y ácido fólico


Formulas especiales
Las siguientes son algunas fórmulas lácteas especiales:

Fórmula antiregurgitación/reflujo
Debe tener menos grasas concentradas y usan caseína como fuente principal de proteínas y sustancias espesantes, como el almidón de maíz o de arroz, para aumentar la viscosidad y disminuir la regurgitación.

Fórmulas antiestreñimiento
Son fórmulas para favorecer el tránsito intestinal.
Contienen una mayor proporción (45%) de ácido
palmítico en posición beta, de forma que la composición de las grasas sea más similar a la leche
humana. En la leche materna, el 70% de los ácidos
grasos se localiza en posición beta. Además, contienen mayor cantidad de magnesio, el cual tiene
efecto laxante.

Fórmulas hidrolizadas Se han procesado para eliminar algunas proteínas y de esta forma reducir su capacidad de causar alergias. Se elaboran según las necesidades del bebé y se clasifican por el grado de hidrólisis de las proteínas. Las fórmulas semielementales tienen modificado tanto el contenido proteínico como los hidratos de carbono y las grasas. La indicación de su uso la debe establecer el pediatra.

Formulas anticólicos Las proteínas están parcialmente hidrolizadas para facilitar su digestión; contienen menor cantidad de lactosa, que es sustituida por maltodextrina para reducir el exceso de gas producido por la fermentación colónica de la lactosa y tienen una mayor proporción de ácido palmítico en posición beta. Se ha añadido fructooligosacáridos (FOS) para conseguir un efecto prebiótico. Los cólicos son uno de los trastornos más difíciles de controlar, por lo que seleccionar una fórmula que contenga probióticos ayuda a reducirlos o evitarlos.

Probióticos
Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del huésped, mejorando el equilibrio de su microflora intestina. Cada vez son más las fórmulas lácteas de alimentación infantil que se suplementan con probióticos, lo que tiene efectos beneficiosos, como la reducción de cólicos al incorporar Lactobacillus reuteri, que ayuda a reducir los cólicos que afectan a uno de cada cinco bebes de menos de 3 meses.

Conclusiones

La adecuada alimentación en el primer año de vida del bebé juega un papel fundamental e importante en su desarrollo y crecimiento, por lo que conocer las diferentes fórmulas lácteas y sus componentes es importante para poder tomar una decisión correcta y personalizada a la hora de elegir la fórmula con la cual debe alimentarse el lactante. Hoy en día se sabe que la adición de probióticos a las fórmulas lácteas tiene efectos beneficios en la microbiota del lactante.

REFERENCIAS

Brunser TO. Las posibilidades del empleo de lactobacilos en la gastroenterología y la nutrición humana. Rev Chil Nutr. 2013;40(3):290-302. 2. Cekola PL, Czerkies LA, Storm HM, Wang MH, Roberts J, Saavedra JM. Growth and Tolerance of Term Infants Fed Formula With Probiotic Lactobacillus reuteri. Clinical pediatrics. 2015;54(12):1175–1184. doi.org/10.1177/0009922815574076. 3. Vásquez-Garibay EM, et. al Primer año de vida. Leche humana y sucedáneos de la leche humana. Gac Med Mex. 2016;152 Suppl 1:13-21. 4. Velardea ER, Villalpando-Carrión S, Pérez-Lizaur AB, et al. Consenso para las prácticas de alimentación complementaria en lactantes sanos. Boletín Médico del Hospital Infantil de México, 2016;73(5): 338-356. 5. ESPGHAN Committee on Nutrition. Supplementation of infant formula with probiotics and/or prebiotics: a systematic review and comment by the ESPGHAN Committee on Nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2011;52:238-50. 6. Gutiérrez-Castrellon P, Indrio F, Bolio-Galvis A, Jiménez-Gutiérrez C, et al. Eficacia de Lactobacillus reuteri DSM 17938 para el cólico infantil. 7. Revisión sistemática con metaanálisis de red. Medicine 2017;96(51):(e9375). 8. Llerena Santa Cruz E, Jullien S. ¿Qué impacto clínico tiene la utilización de probióticos en los cólicos del lactante?. Rev Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2014;16(62):155-158. 9. Maldonado Lozano J. Nuevos ingredientes en las fórmulas para lactantes nacidos a término (I): Probióticos, prebióticos y simbióticos. Acta Pediatr Esp. 2014; 72: 56-62 10. Varea Calderón V, Hocevar H, Soriano Arandes A et al. Valoración del uso de Lactobacillus reuteri en el tratamiento de los cólicos del lactante: estudio piloto. Acta Pediatr Esp. 2014;72(8): 154-159.z


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *