Twitter

@MedComunicación

Facebook

@MedComunicación

Instagram

@MedComunicacion

LinkedIn

@MedComunicación

Podcast

Da clic aquí

COVID-19 posaguda/larga

DR. RODRIGO ROMERO FEREGRINO Médico cirujano, maestría en vacunología

INTRODUCCIÓN

Las organizaciones de salud y los gobiernos están abrumados con el tratamiento y la prevención de la enfermedad aguda por SARS-Cov-2. Mientras tanto, se está acumulando evidencia de que sobrevivir a la enfermedad aguda no es toda la historia, y muchos sobrevivientes de COVID-19 experimentan síntomas y debilitamiento continuos.

Las personas recuperadas continúan quejándose de una multitud de síntomas durante meses. La mayoría de los pacientes experimenta al menos un síntoma durante su periodo de convalecencia.

Se ha demostrado que las personas que se han recuperado de COVID-19 leve y moderada también están experimentando síntomas post-COVID-19, a veces con características discapacitantes y con incapacidad para volver a su vida normal.

En su estudio, Carvalho-Schneider et al1. examinaron los efectos de COVID-19 en una cohorte de 150 pacientes en recuperación que habían experimentado principalmente episodios leves a moderados que fueron tratados como pacientes ambulatorios. Los pacientes fueron contactados a los 30 y 60 días después del inicio de los síntomas y se les pidió que respondieran un cuestionario simple sobre sus síntomas y bienestar general.

El estudio muestra que dos tercios de los pacientes informaron al menos un síntoma tanto el día 30 como el día 60 y un tercio de los pacientes se sentía tan mal o peor el día 60 como que se había sentido durante el episodio agudo. Los síntomas más prevalentes fueron anosmia o ageusia (27.8% el día 30, 22% el día 60), seguidos de síntomas similares a los de la gripe (36% el día 30, 21% el día 60). Los síntomas en curso el día 30 se asociaron con marcadores de enfermedad más grave, como hospitalización, oxigenoterapia y disnea. Curiosamente, el grupo de edad asociado con síntomas en curso fue de 40 a 60 años. El hallazgo con mayor impacto fue que aproximadamente 1 de cada 9 (11%) todavía estaba de baja por enfermedad el día 60.

Xiong et al. presentaron resultados muy similares en su estudio de pacientes hospitalizados recuperados de Wuhan. Los autores siguieron a sus pacientes durante un período más largo, casi 4 meses después de la aparición de los síntomas (mediana de 97 días después del alta, combinada con mediana de duración de la estancia de aproximadamente 2 semanas), lo que demuestra que hasta el 50% de los pacientes todavía tenía síntomas en ese periodo. Los síntomas más frecuentes en esta cohorte fueron fatiga y disnea.

Los factores de riesgo para COVID-19 prolongada aún están pendientes. Carvalho-Schneider et al. han identificado algunos factores de riesgo de tener síntomas en general, como la gravedad de la enfermedad aguda y estar en el grupo de edad de 40 a 59 años. Sin embargo, el tamaño relativamente pequeño de la cohorte no tenía el poder estadístico suficiente para el factor de riesgo de evaluación de los diferentes síntomas.

El género, índice de masa corporal, comorbilidades, el estado funcional y la actividad física antes de la enfermedad son buenos candidatos para factores de riesgo y necesitan ser explorados. En cualquier caso, la COVID-19 larga en personas con comorbilidades puede deberse a la exacerbación de la comorbilidad en sí. Por lo tanto, estos pacientes necesitan un examen minucioso.

MECANISMOS POTENCIALES DE SÍNTOMAS POST- COVID-19

Considerando el amplio espectro de presentación clínica de COVID-19, la etiología de los síntomas post-agudos de COVID-19 es probablemente multifactorial. Por ejemplo, se pensaba que el potencial del virus SARS-CoV para la neuroinvasión directa conducía a persistentes secuelas neuropsiquiátricas.

Otros mecanismos propuestos para secuelas persistentes de las infecciones por SARS-CoV y SARS-CoV-2 incluyen la bien descrita “tormenta de citocinas” inducida por virus y una respuesta inmunitaria desregulada.

Dennis et al. han demostrado disfunción multiorgánica mediante resonancia magnética, lo que es sugerente de un proceso inflamatorio en curso en pacientes en recuperación, pero su etiología aún debe determinarse. Además, ciertos síndromes raros, como el síndrome de Guillaine-Barré, miastenia gravis , síndrome de taquicardia postural ortostática y otros pueden explicar los síntomas de algunos pacientes.

Es importante tener en cuenta que la replicación activa del virus rara vez se observa más allá de 20 días después del inicio de los síntomas; esto sugiere que los síntomas persistentes son impulsados principalmente por fenómenos inmunitarios. Otra posibilidad es que el virus persistente continúe presente en sitios inmunitariamente privilegiados dentro del cuerpo, donde puede ser difícil de erradicar para el sistema inmunitario.

Finalmente, en un estudio post mortem de las características histológicas del tejido pulmonar periférico, se encontraron lesiones endoteliales características graves junto con trombosis difusa con microangiopatía. Por lo tanto, la lesión endotelial y la disfunción continua también pueden desempeñar un papel en sintomatología posaguda y disfunción orgánica.

Hasta que sepamos más sobre las causas y posibles tratamientos para los síntomas prolongados de COVID-19, los pacientes en recuperación deben ser evaluados en clínicas multidisciplinarias designadas, ingresado en un seguimiento sistemático a largo plazo y vinculado con programas dirigidos a la rehabilitación física y cognitiva específica, que incluyan sistemas de apoyo emocional.

Se necesitan más investigaciones para sentar las bases de estas intervenciones destinadas a abordar los síntomas prolongados de COVID-19.

REFERENCIAS

  1. Yelin D, Margalit I, Yahav D, Runold M, Bruchfeld J. Long COVID-19-it’s not over until? Clinical microbiology and infection : the official publication of the European Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases 2021;27(4), 506–508.
    https://doi.org/10.1016/j.cmi.2020.12.001
  2. Venkatesan P. NICE guideline on long COVID. The Lancet. Respiratory medicine 2021;9(2),129. https://doi.org/10.1016/S2213-2600(21)00031-X
  3. Amenta EM, Spallone A, Rodriguez-Barradas MC, El Sahly HM, Atmar RL, Kulkarni PA. Postacute COVID-19: An Overview and Approach to Classification.
    Open forum infectious diseases 2020;7(12), ofaa509. https://doi.org/10.1093/ofid/ofaa509.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Reciba las ultimas noticias

Doctor, SuscrÍbase a nuestro NEWSLETTER

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos productos, actualizaciones.

Social Media

Artículos Recientes

Disponible en:

Artículos recientes

Uso clínico de loratadina / ambroxol

DR. RAÚL DORBEKER AZCONA Pediatra, subespecialista en Alergia e Inmunología Clínica Pediátrica Jefe servicio Inmunoalergias, Hospital Juárez Centro. Noviembre 2021 La tos como síntoma. es

Uso clínico de loratadina/ fenilefrina

DR. RAÚL DORBEKER AZCONA Pediatra, subespecialista en Alergia e Inmunología, Clínica Pediátrica Jefe servicio Inmunoalergias, Hospital Juárez Centro. Noviembre 2021 La rinitis alérgica es una

PARASITOSIS INTESTINAL

DR. PEDRO MIGUEL ESCALANTE Facultad de Medicina / Universidad Nacional Autónoma de México RESUMEN Las parasitosis intestinales representan un problema de salud importante en casi

Buscar artículos