BIFIDOBACTERIUM LACTIS BPL1 ®

RESUMEN

Las enfermedades metabólicas representan un problema de salud pública en nuestro país, ocupando el segundo lugar a nivel mundial en obesidad entre adultos y el primer lugar entre niños, lo que condiciona la aparición de enfermedades crónico-degenerativas no transmisibles a edades cada vez más tempranas. Lo anterior obliga al profesional de la salud a buscar diversas herramientas terapéuticas que coadyuven a disminuir los factores de riesgo, con el objetivo de retrasar la aparición de la enfermedad en aquellos que aún no la padecen y, por otro lado, disminuir la sintomatología y la mala evolución de la misma en los pacientes que ya presentan enfermedad concomitante. Actualmente algunos estudios sugieren que los probióticos vivos o tratados con calor tienen efectos benéficos en la prevención de la acumulación de grasas y la obesidad en grupos clínicos y preclínicos. Bifidumbacterium lactis ha sido una de las especies más estudiadas y a la que se le confiere una utilidad coadyuvante en el tratamiento de diversas alteraciones metabólicas. Palabras clave: enfermedades metabólicas, obesidad, probióticos, Bifidobacterium lactis.

ABSTRACT

Metabolic diseases represent a public health problem in our country, ranking second worldwide in obesity among adults and first among children, which determines the appearance of non-communicable chronic-degenerative diseases at increasingly early ages. The foregoing forces the health professional to seek various therapeutic tools that help reduce risk factors, with the aim of delaying the onset of the disease in those who do not yet suffer from it and, on the other hand, reducing the symptoms and the poor evolution of it in patients who already have concomitant disease. Currently some studies suggest that live or heat-treated probiotics have beneficial effects in preventing fat accumulation and obesity in clinical and preclinical groups. Bifidumbacterium lactis has been one of the most studied species and to which it is conferred an adjunctive utility in the treatment of various metabolic disorders. Key words: metabolic diseases, obesity, probiotics, Bifidobacterium lactis.

La OMS y la FAO han definido a los probióticos como “microorganismos vivos que proporcionan un beneficio a la salud del hospedador cuando son ingeridos en las cantidades adecuadas”. El término probiótico fue utilizado por primera vez en 1965 para describir microorganismos vivos no patógenos, como bacterias mutualistas del intestino, con efectos benéficos para el hospedador, prevención o tratamiento de enfermedades. Existe gran cantidad de bibliografía acerca de los probióticos y sus efectos, resultado de numerosas investigaciones en seres humanos y en modelos experimentales, que respaldan la idea de que estos microorganismos ejercen acciones positivas sobre la salud humana; fundamentalmente potencian el efecto de la respuesta inmunitaria innata y adquirida. Las investigaciones se han orientado sobre todo a patologías de origen alérgico, de las mucosas del tubo digestivo, del aparato respiratorio y del aparato genital femenino.

Las patologías gastrointestinales más investigadas han sido diarrea aguda, diarrea del viajero, diarrea asociada con antibioticoterapia, diarreas persistentes asociadas con desnutrición, diarrea nosocomial y diarrea infecciosa crónica. Otra patología en la que los probióticos han mostrado efectos positivos es la enterocolitis necrosante de los prematuros, respecto de la cual existe en la actualidad un consenso amplio acerca de los beneficios que aporta su uso. Se está estudiando la relación entre la microbiota residente y los probióticos en cuadros como cólico de los lactantes, síndrome de intestino irritable y el dolor abdominal periódico; los efectos positivos de diversas cepas de probióticos en estos cuadros se han sustentado en diversas investigaciones clínicas.

Probióticos y metabolismo

El metabolismo de la glucosa juega un papel importante en el desarrollo de la diabetes y la obesidad y la captación restringida de glucosa y sus precursores de oligosacáridos y polisacáridos es un medio terapéutico eficaz para la diabetes y la obesidad. Una parte sustancial de la absorción de glucosa en la vida diaria proviene del almidón. Después de la ingestión, gracias a la amilasa en la saliva y el intestino, los almidones se descomponen primero en azúcares complejos y más adelante en glucosa mediante glucosidasas.

La sacarosa, también llamada azúcar de caña, vence al azúcar, al azúcar de arce e incluso al “azúcar de mesa”; aparece en la mayoría de los refrescos y en todo tipo de alimentos, como los postres. La sacarosa es un disacárido que consta de una unidad de glucosa y una unidad de fructosa. Después de la ingestión, la sacarosa se hidroliza en glucosa y fructosa por la glucosidasa en el intestino delgado. Finalmente, la glucosa atraviesa el revestimiento del intestino, sobre todo a través de un transportador de glucosa dependiente de sodio y entra al torrente sanguíneo. Los tratamientos existentes para la obesidad incluyen dietas estándar y ejercicio, dietas muy bajas en calorías, terapia conductual, farmacoterapia con supresores del apetito, fármacos termogénicos, inhibidores de la absorción de alimentos, dispositivos mecánicos como alambres de la mandíbula, cinturones, globos y cirugía. Teniendo en cuenta la alta prevalencia de la obesidad en la sociedad y las graves consecuencias asociadas con ella (p. ej., desarrollo psicológico adverso, trastornos dermatológicos como infecciones, venas varicosas, intolerancia al ejercicio, diabetes mellitus, resistencia a la insulina, hipertensión, hipercolesterolemia y enfermedad coronaria), la composición terapéutica potencialmente útil para reducir el peso de las personas obesas podría tener un profundo efecto benéfico sobre su salud. Por tanto, existe una necesidad de una composición que reduzca el peso corporal total de los sujetos obesos hacia su peso corporal ideal sin efectos secundarios adversos significativos y que ayude al sujeto obeso a mantener el nivel de peso reducido. Sería además ventajoso (especialmente en apoyo del mantenimiento de las concentraciones normales de glucosa en sangre) si la composición pudiera proporcionar simultáneamente una absorción de glucosa reducida por el intestino y un metabolismo incrementado de glucosa por el microbioma intestinal. Los efectos beneficiosos de la presencia de bifidobacterias en el tracto gastrointestinal dependen de su viabilidad y actividad metabólica, fomentadas por los hidratos de carbono complejos y otros factores bifidogénicos. Para que la eficacia de los productos que contienen bifidus sea máxima, a menudo se incluyen los factores bifidogénicos en el propio producto. Se cree que, al estimular la disponibilidad de glucosa en el intestino delgado, las cepas probióticas como Bifidobacterium spp podrían tener mayor éxito en la colonización del íleon y el colon debido a las siguientes razones:

La activación y estimulación más rápida de Bifidobacterium spp debería mejorar la colonización en el intestino grueso, mejorando de forma prospectiva la producción de metabolitos bifidobacterianos que se sabe que impactan positivamente en la síntesis y deposición de ácidos grasos de cadena corta. Además, un mayor crecimiento de Bifidobacterium spp puede mejorar su capacidad para estimular comensales como Akkermansia, que están asociados con un riesgo reducido de obesidad y síndrome metabólico.  La posible asociación entre la microbiota intestinal y la obesidad fue sugerida inicialmente por una serie de estudios llevados a cabo en animales de experimentación. Se demostró que los ratones libres de gérmenes eran significativamente más delgados que los animales criados de forma convencional; la composición de la microbiota intestinal de los ratones con obesidad genética era significativamente diferente de la de los hermanos salvajes alimentados con la misma dieta; y el trasplante de microbiota de ratones obesos y delgados a animales libres de gérmenes produjo un aumento general de la grasa corporal total, con mayores aumentos en los sujetos que recibieron heces de individuos obesos. Además, los estudios que realizaron el trasplante de microbiota intestinal de humanos adultos a ratones libres de gérmenes demostraron claramente que los fenotipos de microbiota relacionados con la obesidad podrían transferirse, lo que confirma de forma definitiva que la microbiota intestinal juega un papel crucial en el acondicionamiento del peso corporal y la acumulación de grasa. El conocimiento de cómo la microbiota intestinal puede modular el peso corporal y el metabolismo energético es esencial para comprender qué bacterias intestinales tienen un papel importante en este sentido.

REFERENCIAS

  1. Amat M, et al. Effects of Bifidobacterium animalis Subsp. lactis (BPL1) Supplementation in Children and Adolescents with Prader–Willi Syndrome:
    A Randomized Crossover Trial. Nutrients. 2020;12(10):3123
  2. Borgeraas H, et al. Effects of probiotics on body weight, body mass index, fat mass and fat percentage in subjects with overweight or obesity:
    a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Obes Rev. 2018;19(2):219-232.
  3. Brusaferro A, et al. Is It Time to Use Probiotics to Prevent or Treat Obesity?. Nutrients. 2018;10(11):1613.
  4. Fuller N. Effects of probiotics on body weight, body mass index, fat mass and fat percentage in subjects with overweight or obesity:
    a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Obes Rev. 2018;19(8):1173.
  5. Guazzelli M, et al. Weight loss probiotic supplementation effect in overweight and obesity subjects: A review. Clinical Nutrition. 2020;39(3):694-704
  6. Mazloom K, et al. Probiotics: How Effective Are They in the Fight against Obesity?” Nutrients. 2019;11(2):258.
  7. Silva A, et al. An Infant Milk Formula Supplemented with Heat-Treated Probiotic Bifidobacterium animalis subsp. lactis CECT 8145,Reduces Fat Deposition in C.
    elegans and 8. Augments Acetate and Lactate in a Fermented Infant Slurry. Foods. 2020;9(5):652
  8. Sunmin P, et al. Probiotics for weight loss: a systematic review and meta-analysis. Nutrition Research. 2015;35(7):566-575
  9. Wicinski M, et al. Probiotics for the Treatment of Overweight and Obesity in Humans-A Review of Clinical Trials. Microorganisms. 2020;8(8):1148.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *