Rinosinusitis una barrera para respirar

Esta enfermedad se acompaña de una inflamación interna propiamente del recubrimiento o mucosa nasal. La inflamación puede ser de índole aguda o crónica de los senos paranasales.

En general se clasifica como aguda —con una duración menor a cuatro semanas—, subaguda— con una duración de cuatro a 12 semanas— y crónica —con una duración mayor a 12 semanas—. La rinosinusitis se caracteriza por dolor en el seno inflamado, sea en la frente o a los lados de la nariz.

En ocasiones puede haber fiebre, obstrucción nasal, rinorrea (a veces purulenta), secreción retronasal, dolor de encías y tos. 

Palabras clave: Rinosinusitis, rinorrea, inflamación, senos, dolor paranasal.

 Abstract

Rhinosinusitis is accompanied by an internal inflammation of the nasal lining or mucosa. The inflammation can be of acute or chronic nature of the paranasal sinuses. In general, it is classified as acute lasting less under four weeks, subacute lasting four to 12 weeks and chronic lasting over 12 weeks. Rhinosinusitis is characterized by pain in the swollen sinus either frontal or paranasal. Occasionally there may be fever, nasal obstruction, rhinorrhea (sometimes purulent), retronasal secretion, pain of the gums, and cough.

Key words: Rhinosinusitis, rhinorrhea, sinus, inflammation, paranasal pain.

Introducción

La rinosinusitis es una enfermedad extremadamente molesta para aquellos que la padecen. En ocasiones ocurre cuando se tiene una infección (por bacterias, virus u hongos) en otra parte del tracto respiratorio, por alergias o una combinación de estos factores que se conjuntan.

Esta enfermedad se acompaña de la inflamación interna del recubrimiento o mucosa nasal. La inflamación puede ser de índole aguda o crónica de los senos paranasales.

Existen cuatro pares de senos paranasales: los frontales, los etmoidales —que se encuentran a los lados de la nariz—, los maxilares y los esfenoidales. Los senos paranasales se comunican con la cavidad nasal y se encargan de calentar y humedecer el aire que inhalamos, además de contribuir con el sentido del olfato y la voz.

Debido a que la inflamación de los senos paranasales (sinusitis) es precedida, en la mayoría de los casos, por inflamación de la mucosa de la cavidad nasal (rinitis), es frecuente utilizar el término “rinosinusitis”.

La enfermedad se caracteriza por rinorrea (secreción nasal), obstrucción de la respiración y dolor facial. Se pueden agregar hiposmia o anosmia, tos, fiebre, fatiga, dolor de los dientes, mal aliento (halitosis) y dolor de oído.

Clasificación

En general se divide en aguda (con una duración menor a cuatro semanas), subaguda (con una duración de cuatro a 12 semanas) y crónica (con una duración mayor a12 semanas).

Etiología

La rinosinusitis puede deberse a la presencia de bacterias, virus u hongos. En el caso de infecciones virales, normalmente tiene una duración de siete a 10 días, mientras que la bacteriana es más persistente y puede llegar hasta la cronicidad e inclusive puede progresar a una infección de otra índole.

Los agentes bacterianos más comunes son Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis. En el pasado, H. influenzae era el agente bacteriano más frecuente causante de infecciones de los senos paranasales; sin embargo, desde la introducción de la vacuna contra Hib ha habido una disminución drástica en infecciones causadas por H. influenzae tipo B y ahora se ven con más frecuencia las cepas no-tipificables de la bacteria.

Algunas otras bacterias que también pueden afectar en el cuadro de sinusitis es Staphylococcus aureus, bacterias anaerobias y bacterias Gram negativas.

Los hongos también pueden causar cuadros agudos y crónicos de sinusitis. Se ve con frecuencia en pacientes que padecen diabetes mellitus o que tienen problemas de sus sistemas inmunes.

Éstos pueden encontrarse en las fosas nasales y los senos de la mayoría de los pacientes con sinusitis, pero también se pueden hallar en personas sanas.

El tabaquismo es un factor químico irritante que puede contribuir a la sinusitis, así como el polvo, la contaminación, etc. Las infecciones dentales pueden ser un factor desencadenante de rinosinusitis.

En la sinusitis crónica se observa una combinación de bacterias anaerobias y aerobias, incluyendo Staphylococcus aureus y Staphylococcus coagulasa negativo.

Normalmente los antibióticos ofrecen sólo un beneficio temporal, aunque se han propuesto mecanismos en los que se incluye una hiperreactividad a las bacterias en la sinusitis con pólipos.

Cuadro clínico

Por lo general, la rinosinusitis se caracteriza por dolor en el seno inflamado, sea en la frente o a los lados de la nariz. En ocasiones puede haber fiebre, obstrucción nasal, rinorrea (a veces purulenta), secreción retronasal, dolor de encías y tos. En cualquier caso se requiere la consulta con el médico, ya que es una enfermedad por lo general benigna, pero pueden aparecer complicaciones graves si no es tratada oportunamente.

Diagnóstico

En muchos de los casos, el diagnóstico es meramente clínico. Es posible que el médico recomiende la toma de radiografías de la zona paranasal para descartar pólipos nasales u otras complicaciones no visibles desde los orificios nasales. También se pueden realizar revisiones video-endoscópicas y una tomografía axial computarizada.

Tratamiento

Se considera que la sinusitis es una infección autolimitada en la mitad de los casos por lo que no se requeriría del uso de antibióticos como tratamiento de primera línea. En la otra mitad de los casos se utilizan antibióticos, antimicóticos y antivirales, según sea el agente causal.

En ocasiones también se usan corticosteroides nasales o descongestionantes sistémicos.

El tratamiento de los síntomas es parte integral del manejo: entre las medidas generales destaca mantener una ingesta adecuada de alimentos y de líquidos, llevar a cabo una alimentación adecuada (si hay falta clínica de apetito, ofrecer los alimentos en pequeñas cantidades).

Las medidas preventivas incluyen los tratamientos de alergias y evitar factores adversos, como humo de tabaco y alérgenos.

El uso de antibióticos en la sinusitis aguda, con el propósito de controlar el sobrecrecimiento bacteriano, es práctica común, y existe un arsenal para ello.

Hoy en día se consideran útiles aquellos antibióticos de quinolonas de cuarta generación, así como los antibióticos semisintéticos derivados de la penicilina, o tratamientos alternos para pacientes alérgicos a la penicilina.

Balazo círculo

Algunas guías de práctica clínica para el tratamiento de la rinosinusitis aguda bacteriana señalan que la humidificación de la mucosa nasal y la solución salina pueden ser útiles para el tratamiento de la sinusitis aguda bacteriana al favorecer el drenaje de la secreción de los senos paranasales, además de los antibióticos.

Referencias

http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/261_GPC_RINOSINUSITIS/SinusitisI_rr_cenetec.pdf 

2 http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/sinusitis.pdf

3 https://www.aepap.org/sites/default/files/gvr/sinusitis-2013.pdf

4 https://www.academia.cat/files/425-7810 DOCUMENT/Escamilla3819Feb15.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *