CAMBIO DE PERSONALIDAD

CASO CLÍNICO

ANTECEDENTES

Se trata de un paciente masculino de 64 años de edad, gerente de inversiones, que ha causado preocupación creciente en su esposa debido a que él ha mostrado un olvido cada vez mayor de diversos temas e irritabilidad constante. Su madre murió 3 años antes debido a la enfermedad de Alzheimer y la esposa manifiesta que él pueda estar volviéndose loco. También ha notado que él ha estado bebiendo una cantidad mayor de líquidos y se levanta 2 a 3 veces por la noche para orinar. Ella lo persuadió para que acudieran con su médico general, quien no encontró síntomas de prostatismo o algún otro antecedente personal o familiar relevante. No determinó evidencia objetiva de demencia y su examen físico lo consideró normal, incluido un examen rectal. Las pruebas de laboratorio mostraron orina normal, glucosa en sangre en ayunas en parámetros normales, así como urea, creatinina y electrólitos. El médico le aconsejó que esperaran un tiempo razonable para ver su evolución y que redujera en posible su estrés y tuviera hábitos de sueño adecuados.

Al cabo de 2 meses, los colegas del paciente empezaron a cuestionar su desempeño. Luego de un día en el trabajo, el paciente se derrumbó, con un dolor intenso y repentino en el flanco izquierdo, que irradiaba hasta la ingle y el testículo izquierdo. El dolor fue de tipo cólico y se acompañó de náusea y vómito. Debido a lo aparatoso de este cuadro clínico, lo llevaron a un departamento médico de urgencias.

Examen físico

En el hospital, las únicas anormalidades físicas encontradas fueron palidez, sudoración y una leve hipersensibilidad en el flanco izquierdo.

Exámenes clínicos

Hemoglobina

Recuento de leucocitos

Plaquetas

Sodio

Potasio

Urea

Creatinina

Glucosa aleatoria

 Orina: proteína -; sangre + + +

 

 

Resultados 

14.0 g/dL

9.9% 109/L

234% 109/L

141 mmol/L

3.9 mmol/L

6.5 mmol/L

111 y mol/L

5.2 mmol/L

 

Rango normal

13.3–17.7 g/dL

3.9–10.6% 109/L

150–440% 109/L

135–145 mmol/L

3.5–5.0 mmol/L

2.5–6.7 mmol/L

70–120 y mol/L

4.0–6.0 mmol/L

 

Comentarios

El dolor abdominal agudo y la hematuria indican cólico ureteral debido a un cálculo renal. La poliuria y la polidipsia y los cambios mentales apuntan a hipercalciemia, que causa los tres problemas. Su calcio sérico estaba elevado a 3.3 mmol/L (rango normal: 2.12–2.65 mmol/L), el fosfato estaba reducido a 0.6 mmol/L (rango normal: 0.8–1.45 mmol/L) y la fosfatasa alcalina aumentada, a 587 UI/L (rango normal: 30 a 300 UI/L). Esta combinación de química ósea anormal indicó que un hiperparatiroidismo era la causa de la hipercalciemia, confirmada por una hormona paratiroidea sérica elevada (PTH) y una exploración con radioisótopos, que mostró un tumor paratiroideo único.

Otras pruebas que se le practicaron fueron una ecografía renal que mostró un tracto urinario normal sin cálculos detectables. Se supuso que el paciente había pasado un pequeño cálculo al momento del cólico ureteral y la hematuria. Sin embargo, una batería de rayos X esquelética fue normal, no mostró metástasis ni cambios óseos por hiperparatiroidismo.

La hipercalciemia de cualquier causa puede causar poliuria y polidipsia y puede afectar la función mental. La hipercalciemia prolongada (por lo tanto, no generalmente en el caso de malignidad) también causa cálculos renales. Por alguna razón, el hiperparatiroidismo primario causa cálculos o enfermedad ósea, aunque rara vez ambos juntos.

Preguntas

¿Cuál es el diagnóstico más probable?

¿Qué otros exámenes realizaría usted?

 

Causas metabólicas de demencia 

Hipotiroidismo

Deficiencia de vitamina B12

Uremia

Hipercalciemia

Puntos clave

Deben buscarse causas subyacentes de una enfermedad mental y no atribuirse al envejecimiento

En un paciente con antecedentes de cólico ureteral, el hecho de que no muestre cálculos en el tracto urinario no excluye una nefrolitiasis

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *